NEWS ANALYSIS - África, las hermanas del Buen Pastor junto a los explotados del cobalto

sábado, 19 septiembre 2020 explotación   pobreza   institutos misioneros   institutos religiosos   religiosas   derechos humanos  

Lualaba (Agencia Fides) - “Fue el obispo de Kolwezi quien nos pidió venir aquí en 2012, preocupado por las condiciones de vida de la población, especialmente los niños. Cuando llegamos por primera vez, había muy poca gente alrededor. ¿Pero dónde están todos? –preguntamos. En la mina, cavando”. Así comienza la historia que ha contado a la Agencia Fides sor Pascaline Mikebo, responsable del “Proyecto de Empoderamiento Económico Bon Pasteur Kolwezi”, gestionado por las Hermanas de Nuestra Señora de la Caridad del Buen Pastor. Es la historia de un vínculo indisoluble entre esta congregación fundada en Francia en 1835 por Santa María Eufrasia Pelletier y ahora presente en unos setenta países, y el “pueblo del cobalto”, es decir, cientos de miles de individuos, al menos un tercio de los cuales , niños hasta de 7 años de edad - explotados en las minas de la provincia de Lualaba, antes Katanga, en la República Democrática del Congo.
La misión de las hermanas se concentra en esta pequeña zona que por sí sola garantiza entre el 60 y el 70% de la necesidad mundial de cobalto y que en los últimos años, desde que se decidió en el mundo apostar por los coches eléctricos que necesitan al menos una docena de kg de este material, se ha convertido inevitablemente en un polo de atracción no regulado para muchas multinacionales. Para las empresas que se abren camino a través de la cadena de suministro, las ganancias se han multiplicado literalmente. Para la población local, sin embargo, la situación marca un retorno dramático a los parámetros de la revolución industrial, un ejemplo más de la maldición de los recursos que transforman muchos países africanos, muy ricos en materias primas y capaces de producir fortunas autóctonas, en áreas de emergencia humanitaria. (...) (- continua)


Compartir:
explotación


pobreza


institutos misioneros


institutos religiosos


religiosas


derechos humanos