ASIA/MALASIA - El arzobispo de Kuala Lumpur a los fieles: “Mantenéos a salvo y sed santos”

jueves, 16 julio 2020 coronavirus   santidad   obispos   iglesias locales   sanidad   sacramentos  

Kuala Lumpur (Agencia Fides) - “Mantenéos a salvo y sed santos”. Es la exhortación del arzobispo Julian Leow Beng Kim, al frente de la archidiócesis de Kuala Lumpur, que dirigió a los fieles mientras Malasia alivia gradualmente la prohibición de ceremonias y eventos religiosos que ha impuesto la pandemia de COVID-19.

En una carta pastoral recogida por Fides, el arzobispo indica: “Estamos agradecidos con Dios Todopoderoso por las bendiciones recibidas. Hemos visto una caída significativa en el número de nuevos casos de coronavirus y cero mortalidad. Pero las autoridades nos recuerdan que los servicios de salud pública continúan en emergencia. Por ello, es necesaria la prudencia y la responsabilidad al mismo tiempo que mantenemos nuestra confianza y fe en Dios”.

El arzobispo Kim pide a los fieles que “sean pacientes mientras la Iglesia adopta una estrategia gradual para permitir que todo el mundo regrese a los templos de forma segura, para evitar una nueva ola de esta pandemia y para proteger a los miembros más vulnerables de nuestras comunidades”.

A partir del 15 de julio, el gobierno anunció que “ya no habrá un límite para la cantidad de personas que pueden asistir a una conferencia, reunión social u oraciones en mezquitas o lugares de culto”. Sin embargo, a la luz de los protocolos del gobierno, como el distanciamiento, solo se permite un tercio de la capacidad de los templos. Diferentes parroquias han emitido pautas para asistir a la misa dominical, con diferentes métodos de registro y reserva, que varían de una parroquia a otra. En la carta, el arzobispo Kim alentó a las parroquias a contactar a la mayor cantidad posible de católicos dispuestos a asistir a misas semanales. “Entiendo que muchos no podrán participar en misa debido a que solo se permite una cada domingo, a la capacidad limitada de asientos y a las restricciones impuestas por las autoridades. Pero aquellos que no pueden asistir a la misa dominical están exentos de la obligación o podrán continuar utilizando los medios de comunicación”, explica.

Según las indicaciones del gobierno, se alienta a los ancianos y los niños a no participar en ceremonias en los lugares de culto. Es una recomendación de salud pública y no una prohibición absoluta. Los bautizos de niños se pueden celebrar en la iglesia de acuerdo con las pautas de la archidiócesis, pero deben realizarse fuera de sin misa y solo un niño a la vez con su familia.

El arzobispo también pidió a los párrocos que contactaran a los “ministros extraordinarios de Comunión” para distribuir la Sagrada Comunión en las casas a aquellos que no pueden asistir a misa. Las escuelas dominicales de catequesis están suspendidas hasta nuevo aviso.

“Todas las parroquias de la archidiócesis están trabajando para que nuestras iglesias y capillas vuelvan a ser centros de vida espiritual, pastoral y sacramental, pero queremos hacerlo de manera segura y prudente”, concluye el prelado.
(SD/PA) (Agencia Fides 16/7/2020)





Compartir: