VATICANO - Ayuda a las diócesis de Bangladesh del Fondo de Emergencia Covid-19 de las OMP

jueves, 25 junio 2020 coronavirus   obras misionales pontificias   papa francisco   animación misionera   sanidad   pobreza  

youtube

Ciudad del Vaticano (Agencia Fides) - Desde el comienzo de la pandemia de Covid-19, la diócesis de Barishal en Bangladesh, que incluye 11 distritos civiles, está trabajando para ayudar a la población a detener los contagios, tanto a través de sus dispensarios, con la ayuda de médicos que ofrecen sus servicios y medicamentos, como dando indicaciones precisas a las parroquias. Los pobres son los que más sufren las consecuencias del aislamiento: la mayor parte de la población vive con trabajos diarios, y no pudiendo salir no tiene nada con lo que alimentarse. Los pequeños agricultores tampoco pueden transportar sus productos y venderlos por un sustento mínimo. Dado que las escuelas están cerradas, los maestros y el personal escolar no han recibido salarios durante meses, lo que ha puesto a sus familias en crisis. La diócesis está tratando de ayudar a todos los que puede, proporcionando ayuda alimentaria también a los pueblos indígenas, que son discriminados en la distribución de la ayuda estatal pero que necesitan ayuda urgente.
La diócesis de Barishal es una de las numerosas diócesis del mundo a las que el Fondo de Emergencia establecido por el Papa Francisco en las Obras Misionales Pontificias (OMP) ha enviado ayuda para apoyar a las iglesias de los países en tierras de misión ante la emergencia Covid-19 (véase Fides 6/4/2020). También en Bangladesh, en respuesta a las solicitudes recibidas de los obispos, el Fondo ha podido ayudar a varias circunscripciones eclesiásticas que mencionamos a continuación.
La mayoría de los territorios confiados al Dicasterio Misionero presentan situaciones económicas, sociales y sanitarias extremadamente precarias, algo que la pandemia de Covid-19 está exacerbando aún más, dificultando el trabajo de evangelización y promoción humana.
Bangladesh está implementando plenamente la cooperación misionera entre las Iglesias, una parte esencial junto con la oración, del carisma de las OMP. De hecho, el Director Nacional de las OMP, el padre Rodon Hadima, ha organizado la recaudación de fondos en el país para contribuir al Fondo Covid establecido por el Papa en las OMP y ya ha enviado dos contribuciones. De esta manera, mientras las diócesis de Bangladesh piden ayuda para lidiar con la situación, al mismo tiempo los católicos de Bangladesh han compartido lo que tienen y han contribuido a sostener otras Iglesias en el resto del mundo.
La mayoría de los fieles de la diócesis de Rajshahi, en Bangladesh, están formados por adivasis tribales, analfabetos, pobres y marginados. La mayoría trabaja como jornaleros en las tierras de los terratenientes, y cuando no trabajan, toda la familia no tiene comida. Con el cierre de las escuelas, los maestros también han estado desempleados durante meses, ya que no tienen subsidios estatales. La diócesis está tratando de aliviar las dificultades de todas estas familias, pero se trata de una diócesis pobre y sus recursos financieros son muy limitados.
En la diócesis de Mymensingh, la situación Covid es bastante grave, al menos mil personas han resultado positivas, y se piensa que es una cifra inferior a la real. La mayoría de la población es indígena, casi todos se ganan la vida con pequeños trabajos ocasionales que ya no pueden hacer debido al encierro. La falta de alimentos para ellos y sus familias los expone a enfermedades y desesperación.
En la diócesis de Sylhet, las personas también son muy pobres y sencillas, no entienden la gravedad de la situación causada por el virus. La Iglesia se dedica al campo educativo y sanitario, al servicio de los pobres y discapacitados, por el respeto de sus derechos. Tras el aislamiento, se está verificando una grave falta de alimentos, las personas mayores y los niños son los que más lo sufren, incluidos los niños de la calle asistidos por la Iglesia, que ahora están realmente hambrientos. Una situación similar se registra en la diócesis de Khulna, donde la mayoría de los cristianos son pobres y socialmente excluidos. La Iglesia se dedica a la distribución de alimentos para aliviar la situación de muchas familias que no tienen otra ayuda.
La Arquidiócesis de Chattogram se extiende sobre un territorio muy grande, donde la mayoría de la población es pobre y sobrevive con pequeños cultivos. La grave falta de sacerdotes y trabajadores pastorales siempre ha constituido un obstáculo para la evangelización. A pesar de la abnegación, los misioneros no consiguen visitar las comunidades más de una vez al año. La fe se nutre y se mantiene viva gracias al trabajo de los catequistas y los animadores de la oración, que están preparados para dirigir las reuniones de catecismo, seguir a los catecúmenos y guiar los momentos espirituales, logrando visitar frecuentemente las comunidades. El apoyo financiero es particularmente necesario para ellos en este momento para que puedan comprar material de protección sanitaria. (SL) (Agencia Fides 25/6/2020)


Compartir: