ASIA/AFGANISTÁN - Aumentan los contagios: la única iglesia y escuela católica para niños discapacitados aún están cerradas

sábado, 30 mayo 2020 coronavirus   iglesias locales   órdenes religiosas   misioneros   religiosas   escuela  

Kabul (Agencia Fides) - “En Afganistán todavía estamos en pleno cierre. La embajada italiana en Kabul continúa cerrada y, en consecuencia, el acceso a la iglesia que tiene su sede en la sede diplomática sigue bloqueado. Hay que decir que la mayoría de los fieles abandonaron Afganistán al comienzo de la epidemia. Las hermanas siguen siendo quienes, aunque no pueden asistir a misa, pueden contar con la presencia eucarística en sus comunidades". Así lo explica a la Agencia Fides el p. Giovanni Scalese, sacerdote barnabita, responsable de la Missio sui iuris en Afganistán.
En el país asiático, hasta hace unas semanas, las infecciones de Covid-19 se habían extendido muy lentamente, pero la pandemia se está consolidando gradualmente: hay más de trece mil casos y más de 200 muertos, en un territorio caracterizado por una situación política inestable y un sistema de salud deficiente. El distanciamiento social, por lo tanto, sigue siendo una medida esencial.
La capilla de la embajada italiana en Kabul, la única iglesia católica en territorio afgano, había suspendido las celebraciones el 23 de marzo pasado, hasta una fecha por determinar. Las escuelas también están cerradas, como la que llevan las hermanas de la Asociación Pro Niños de Kabul. A este respecto, el padre Matteo Sanavio, sacerdote de la Congregación de Padres Rogacionistas y representante de la Asociación, explica a Fides: "Debido a la pandemia, la escuela de Kabul no ha vuelto a abrir sus puertas después de las vacaciones de invierno. Una de las religiosas, la hermana Shehnaz, antes del cierre pudo regresar a su tierra natal, Pakistán, para curarse porque sufría de una neumonía grave. Ahora por fin se ha recuperado y está esperando que los aeropuertos vuelvan a abrir para regresar a Afganistán. Las otras dos se quedaron en su casa en Kabul y han tratado de realizar obras de caridad en la medida de sus posibilidades, ayudando a muchas familias pobres. De todos modos, hemos recibido una buena ayuda para la obra y esperamos que la escuela vuelva a abrir pronto". El instituto, que brinda educación a unos cuarenta niños con síndrome de Down, es el resultado del trabajo de una realidad inter-congregacional (es decir, que acoge a religiosos de diferentes órdenes) nacida por iniciativa del sacerdote guanelliano p. Giancarlo Pravettoni para responder a la solicitud de Juan Pablo II: de hecho, en el discurso de Navidad de 2001, el Papa lanzó un llamamiento al mundo para salvar a los niños de Kabul.
En Afganistán, donde el islam es reconocido como una religión estatal, la presencia católica fue admitida a principios del siglo XX como simple asistencia espiritual dentro de la Embajada de Italia en Kabul, con el primer sacerdote Barnabita. En 2002, la "Missio sui iuris" fue creada por Juan Pablo II. Hoy, la misión católica sigue teniendo una base en la estructura diplomática y está encomendada al padre barnabita Giovanni Scalese. Las Hermanas Misioneras de la Caridad también trabajan en la capital afgana.
(LF) (Agencia Fides 29/5/2020)


Compartir:
coronavirus


iglesias locales


órdenes religiosas


misioneros


religiosas


escuela