ÁFRICA/SUDÁFRICA - Le bidonville cerradas "podrían explotar": efectos sociales de la lucha contra covid-19

viernes, 3 abril 2020 coronavirus   solidaridad   misioneros   órdenes religiosas   favelas   pobreza   sanidad  

Pretoria (Agencia Fides) - Los casos son poco más de mil y los muertos se cuentan con los dedos de una mano, pero en Sudáfrica el Covid-19 está causando terror. "El virus - explica a la Agencia Fides Pablo Velásquez, un misionero escalabriniano en Johannesburgo -, genera mucha preocupación. Lo que es aterrador es la propagación de la epidemia, pero también la posible reacción social a la cuarentena".
Los decretos del presidente Cyril Ramaphosa imponen el cierre de las actividades económicas y la obligación de permanecer en casa. Para la clase media y la clase más rica, esto no es un problema. "Los sectores ricos de la población - continúa el padre Pablo -, tienen recursos económicos y garantías de empleo que los protegen y los ayudan a cumplir con las directivas. Pero este no es el caso de los sectores más pobres de la población".
Los habitantes de los barrios marginales de las grandes ciudades sudafricanas viven gracias a la economía informal: pequeñas empresas, servicios domésticos, etc. No tienen protección. "Para ellos - continúa el padre Pablo -, perder días de trabajo significa no ganar nada y, por lo tanto, no tener recursos para comprar alimentos para la familia. Es por eso que las medidas no han sido acogidas con entusiasmo en las township". Cerrar estos barrios marginales puede empeorar el contagio. Las condiciones de vida son muy duras. Las familias de cinco, seis personas a menudo viven en una habitación pequeña, una al lado de la otra. La propagación del virus es más fácil.
La condición de los inmigrantes que representan el 7.5% de la población es particularmente dramática. "En esta fase de cierre - observa el padre Filippo Ferraro, misionero escalabriniano en Ciudad del Cabo -, los migrantes tienen dificultades para renovar los permisos de residencia y, por lo tanto, corren el riesgo de terminar siendo ilegales. Pero no solo tienen este peligro, además no pueden trabajar y por lo tanto no tienen dinero para poder comer".
De este modo, mientras la policía patrulla los barrios residenciales, alrededor de los grandes barrios marginales se ha enviado a los soldados en actitud de guerra. "Cerrar una township - explica el padre Filippo -, es como cerrar una caldera hirviendo: si no dejas salir el vapor, corre el peligro de explotar".
En este contexto, el sistema de salud no parece estar preparado para hacer frente a una epidemia a gran escala. "El sistema sanitario local - concluye el Padre Filippo -, es similar al estadounidense, donde la atención mejor está garantizada solo para aquellos que pueden pagarla económicamente. Por lo tanto, la mayoría de la población pobre se ve obligada a recurrir a las pocas estructuras públicas. Que ya están saturadas. El riesgo es que no haya suficientes estructuras para contener la propagación del virus". (EC) (Agencia Fides 3/4/2020)


Compartir: