VATICANO - El Cardenal Tagle sobre la tregua global: la emergencia Covid-19 “puede ser una oportunidad para la paz y la reconciliación”

miércoles, 1 abril 2020 pandemia   guerras   violencia   paz   reconciliación   santa sede   onu   alto el fuego   cardenal tagle  

El Cardenal Luis Antonio G. Tagle

Ciudad del Vaticano (Agencia Fides) – “El llamamiento del Secretario General de las Naciones Unidas para un alto el fuego mundial es necesario y oportuno. El hecho de que el Papa Francisco lo haya apoyado y repetido hace que el llamamiento sea verdaderamente profético. La emergencia de Covid-19 ha sido definida como 'pandemia', en el sentido de que afecta a todos los pueblos y a todas las naciones. Por lo tanto, requiere que todos los pueblos y naciones respondan juntos para proteger nuestra familia humana común y nuestra 'casa común'. La emergencia de Covid-19 nos insta a todos a ayudar a salvar vidas. Nuestro enemigo común es la infección, no otros seres humanos. El alto el fuego propuesto nos recuerda que debemos protegernos mutuamente, no matarnos unos a otros. Y esperamos que cuando termine la pandemia (ojalá pronto), el alto el fuego continúe como un estilo de vida". Así lo declara a la Agencia Fides el Cardenal Luis Antonio G. Tagle, Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, expresando su pleno apoyo al llamamiento por el alto el fuego global, mientras el mundo se enfrenta a la pandemia del coronavirus.
“Cada situación de crisis - argumenta el cardenal Tagle -, puede convertirse en un kairòs, un 'momento oportuno', dependiendo del significado que percibamos, de la llamada que escuchamos y de la acción que tomamos. La crisis actual nos ha revelado muchas cosas inquietantes. Es vergonzoso que algunos países tengan reservas masivas de armas, pero no tengan medicamentos, máscaras y equipos de protección. Es escandaloso que la mayoría de los presupuestos nacionales vayan a las armas, pero muy poco a los esfuerzos de diálogo y reconciliación. Es increíble que algunas personas que tienen autoridad usen la emergencia para golpear política y étnicamente, mientras que el virus no hace ninguna diferencia entre grupos étnicos o convicciones políticas. Esta crisis podría convertirse en una ocasión para la paz y la reconciliación si nosotros, como una sola familia humana, tenemos la humildad de reconocer la locura de la discriminación, los prejuicios, la dominación y la violencia y también la humildad para elegir la acogida, el respeto, la compasión, el servicio y la paz".
Por último el Prefecto del Dicasterio misionero recuerda a todas las poblaciones que hoy en Asia, África y América Latina viven en situaciones de violencia, conflicto, guerra: “No, es fácil decir algo a las personas que sufren. A veces, dice más una presencia silenciosa. Pero quiero decir que la Iglesia invita a las víctimas de conflictos y guerras, especialmente en las partes más pobres del mundo, a seguir deseando y soñando con la paz. Los cristianos creemos en la promesa que nos hizo Jesús de estar siempre con nosotros, como dador de paz, amor y vida de Dios. Él es nuestra esperanza. La Iglesia invita a todos los cristianos y personas de buena voluntad a promover la paz a través de pequeños y simples gestos, con una presencia compasiva. A las víctimas, probadas y cansadas de las guerras, me gustaría decirles que sus lágrimas, sus dolores y sus esperanzas no se desperdiciarán. En las manos de Dios, los pobres reeducarán las conciencias y re-orientarán la historia humana".
(PA) (Agencia Fides 1/4/2020)


Compartir:
pandemia


guerras


violencia


paz


reconciliación


santa sede


onu


alto el fuego