ÁFRICA/NIGERIA - Asesinado uno de los 4 seminaristas secuestrados; el obispo de Lagos: "La violencia debe ser detenida”

lunes, 3 febrero 2020 violencia   obispos   misioneros asesinados  

Abuja (Agencia Fides) - "Con el corazón roto, deseo informarles que nuestro querido hijo, Michael, fue asesinado por los delincuentes en una fecha que no podemos confirmar", ha afirmado Su Exc. Mons. Matthew Hassan Kukah Obispo de Sokoto en Nigeria, al anunciar el 1 Septiembre, el descubrimiento del cuerpo de Michael Nnadi, el más joven (18 años) de los cuatro seminaristas secuestrados en el seminario mayor del Buen Pastor de Kakau, en el estado de Kaduna, en el noroeste de Nigeria, por unos hombres armados en la noche del 8 de enero (véase Fides 13/01/2020).
Uno de los cuatro seminaristas había sido liberado el sábado 18 de enero por secuestradores a lo largo de la carretera Nigeria Kaduna-Abuja (véase Fides 21/01/2020).
Dos seminaristas más fueron liberados el 31 de enero, pero Michael Nnadi seguía desaparecido. Mons. Kukah ha declarado que el seminarista "y la esposa de un médico fueron separados de forma arbitraria del grupo de rehenes y luego asesinados".
En la noche del 8 de enero, unos hombres con uniforme militar irrumpieron en el seminario mayor del Buen Pastor que acoge a 268 seminaristas. Durante la operación de 30 minutos, los bandidos después de robar los ordenadores portátiles y los teléfonos móviles, huyeron llevándose a los cuatro seminaristas con ellos: Pius Kanwai, de 19 años; Peter Umenukor, 23 años; Stephen Amos, de 23 años; y Michael Nnadi, de 18 años.
La noticia del asesinato del joven seminarista está despertando una fuerte emoción en Nigeria.
En una declaración enviada a Fides, después de expresar su "profunda tristeza" por el asesinato de Michael Nnadi, Su Exc. Mons. Alfred Adewale Martins, Arzobispo de Lagos recuerda que el de Nnadi "es solo uno de los numerosos casos de Nigerianos inocentes asesinados diariamente por hombres armados mientras nuestros servicios de seguridad y sus líderes permanecen observando como si fuesen impotentes".
Martins también recuerda el reciente asesinato de Lawan Andimi, líder local de la Asociación Cristiana de Nigeria (CAN) en el estado de Adamawa (véase Fides 22/01/2020), y los ataques cometidos por terroristas suicidas en algunas mezquitas. “Esta situación aterradora debe terminar. No podemos simplemente cruzar nuestros brazos y permitir que estas monstruosas actividades continúen prosperando. No podemos ni imaginar las consecuencias de estos males en la psique de los nigerianos. El gobierno federal debe actuar ahora antes de que las cosas se salgan de control”, advierte el obispo de Lagos pidiendo el reemplazo de los jefes de los servicios de seguridad. (L.M.) (Agencia Fides 3/2/2020)


Compartir: