ASIA/INDIA - Cachemira necesita "un esfuerzo por la paz y la reconciliación"

jueves, 8 agosto 2019 paz   reconciliación   democracia   violencia   yihadistas   política   derechos humanos  

Ranchi (Agencia Fides) - "La situación en Cachemira es delicada y requiere un esfuerzo de todos por la paz y la reconciliación para que no degenere. Hoy la acompañamos con nuestra oración. Expresamos nuestra cercanía al pueblo de Cachemira que una vez más vive días de tensión y sufrimiento. Esperamos una evolución pacífica, oramos por la paz en Cachemira y en toda la India", asegura el obispo Theodore Mascarenhas, ahora obispo auxiliar de Ranchi, que acaba de terminar su cargo como secretario general de la Conferencia Episcopal de la India, expresando la preocupación y la atención de la comunidad católica india por la situación en Cachemira.

Con una medida aprobada por la Cámara Baja del Parlamento indio, la India revocó el "estatuto especial" concedido a Cachemira por la Constitución de 1947. La región del noroeste de la India, el único estado indio con mayoría musulmana (68% de una población local de 14,5 millones de habitantes), se convertirá en un "territorio de la Unión", es decir, administrado por el gobierno federal a través de un representante ejecutivo.

La decisión ha generado protestas y disturbios en el territorio que ha sido privado de autonomía. Según el p. Shaiju Chacko, portavoz de la diócesis de Jammu-Srinagar, la única diócesis católica de Kashamir, "la decisión -señaló en una conversación con Fides- podría generar un mayor sentido de distancia y alienación entre la población local y el gobierno central, aumentando la inestabilidad interna y los riesgos de radicalización violenta, especialmente entre los jóvenes", en una zona en la que los grupos yihadistas y extremistas ya han organizado ataques en el pasado.

En el estado se han registrado disturbios y protestas y las fuerzas de seguridad indias (el gobierno ha enviado 50 000 nuevos soldados, además de los 60 000 ya presentes) han arrestado a más de 500 personas, para prevenir los riesgos de otras manifestaciones callejeras y de posibles ataques terroristas. Dada la tensión, se han retirado unos 20.000 peregrinos y turistas y Cachemira está aislada de los contactos externos. En un clima social muy tenso e inestable, destacó el p. Chacko, la Iglesia local llama a la prudencia, a no dejarse llevar por la violencia y a mantener la calma. "Seguimos trabajando, a nivel pastoral y social, por el bien de la población. Pedimos al gobierno de Nueva Delhi un gesto de tranquilidad y reconciliación hacia la población local que ya ha sufrido demasiado".
(PA) (Agencia Fides 8/8/2019).


Compartir: