ASIA/AFGANISTÁN - La Escuela de la Paz crece, un lugar donde los niños afganos aprenden a acoger

jueves, 4 julio 2019 educación   escuela   paz   derechos humanos   dignidad humana   niños  

Kabul (Agencia Fides) - La Escuela de Paz Tangi Kalay, fundada en 2005 por el padre Giuseppe Moretti, misionero de Barnabita en la República Islámica del Afganistán desde 1990 hasta 2015, se crece con 10 clases más en un nuevo edificio con capacidad para 500 niños. Así lo explica a Fides el padre Giovanni Scalese, sacerdote de Barnabita, actual jefe de la Missio sui iuris en Afganistán. Gracias a una colecta promovida por el padre Moretti, fue posible responder a la petición del director de Escuela que solicitó 250 pupitres de dos plazas. La Tangi Kalay - Escuela de la Paz es un instituto estatal, con programas y maestros elegidos por el gobierno afgano, pero que se mantiene con ayuda privada, incluida la donada por varios contingentes militares que colaboran con la escuela proporcionando material escolar o científicos e informático. Hoy en día, el instituto cuenta con más de 3.000 alumnos. En el plan de estudios se fomentan especialmente valores como la paz y la acogida.

El fundador de la Escuela de Paz reemplazará al responsable de Missio durante las vacaciones de verano, en el mes de julio. El padre Moretti regresará a Afganistán después de cuatro años. El padre Scalese explica que cuando se le propuso sustituir al apdre Giuseppe Moretti, él respondió con gran entusiasmo. “Todas las personas que lo conocieron durante sus años de misión también estarán felices de verlo de nuevo”, resume.

En Afganistán, el islam es reconocido como la religión del estado y la conversión a otras confesiones puede enmarcarse como un crimen de apostasía. Por eso, las acciones para ayudar a los necesitados representan la única forma posible de misión. La presencia católica fue admitida a principios del siglo XX como una simple asistencia espiritual dentro de la Embajada de Italia en Kabul y se elevó a Missio sui iuris en 2002 por Juan Pablo II. Hoy en día, la misión continúa con base en la embajada y está confiada al padre Barnabita Giovanni Scalese. En la capital afgana también están las hermanas Madre Teresa de Calcuta y la asociación intercongregacional Pro Children of Kabul.
(LF) (Agencia Fides 4/7/2019)


Compartir:
educación


escuela


paz


derechos humanos


dignidad humana


niños