ÁFRICA/BURUNDI- La pobreza y la desnutrición afligen a la población: El compromiso de solidaridad de los Javieranos

martes, 28 noviembre 2017 pobreza   solidaridad   derechos humanos   ayuda humanitaria   ancianos   niños   asistencia humanitaria   cáritas   institutos misioneros   iglesias locales  

Dave Proffer in CC

Buyumbura (Agencia Fides) - “Actualmente en Burundi el problema de la pobreza alcanza cotas dramáticas. Hay hambre, falta la comida, los precios están por las nubes y a la gente le cuesta tener lo básico. Las familias, normalmente de al menos 6 personas, no llegan a cubrir gastos como la escuela o las medicinas y creo que incluso es difícil para ellos hacer una comida al día”. Así se expresa el padre Mario Pulcini, provincial de los Javieranos en Buyumbura, que cuenta a la Agencia Fides la situación que atraviesa la población del pequeño país africano. En la parroquia San Guido Maria Conforti, en el barrio de Kamenge, en el norte de la capital, el padre Mario y otros 4 Javieranos trabajan desde hace más de 20 años en colaboración con otras 5 congregaciones religiosas.

“Esta es una “parroquia misionera””, -asegura-, “nuestro carisma es el del anuncio y la cercanía, sobre todo hacia los débiles, los pobres y los abandonados. Tratamos de entender cuáles son sus necesidades y de ayudarlos lo más posible”. Con ocasión de la primera Jornada Mundial de los Pobres instituida por el Papa Francisco, en la parroquia de Kamenge se organizaron varias iniciativas para mostrar la cercanía con las personas que viven situaciones difíciles: “Nuestros hermanos visitan periódicamente a muchos enfermos del barrio. Les llevan, además de los sacramentos, comida, bienes de primera necesidad y medicinas”. Los misioneros garantizan también cuidados gratuitos a los enfermos gracias a un dispensario cercano gestionado por las hermanas del Espíritu Santo. “Un signo de cercanía hacia estas personas es poner en práctica lo que nos ha pedido el Papa Francisco en el mensaje para la Jornada Mundial de los Pobres. El Papa ha despertado nuestro espíritu de sensibilidad y de solidaridad hacia los pobres”, asegura el misionero.

Burundi es uno de los países más pobres y más densamente poblados del planeta. Los datos del Índice de Desarrollo Humano de la ONU lo sitúan entre los últimos puestos de la clasificación mundial. El 65% de la población vive bajo el umbral de la pobreza y 4 millones y medio de personas padecen inseguridad alimentaria. Carestía y cambio climático han hecho aún más inestable la economía, principalmente agrícola. El padre Pulcini confirma que la situación ha empeorado a causa de la desnutrición, que afecta sobre todo a los ancianos y a los niños, -los más vulnerables desde el punto de vista físico-, y subraya que además muchos contraen la malaria. Sin embargo, son los mismos pobres los más dispuestos a practicar la solidaridad: “Nuestra gente es muy sensible. Lo poco que tiene lo ofrece para que podamos entregarlo a quien más lo necesita”, concluye el misionero.
(ER) (Agencia Fides 28/11/2017)


Compartir:
pobreza


solidaridad


derechos humanos


ayuda humanitaria

ancianos


niños


asistencia humanitaria


cáritas


institutos misioneros


iglesias locales