ÁFRICA/TOGO - Celebrar la vida festejando la muerte

martes, 31 octubre 2017 tribalismo   iglesias locales   liturgia  

Internet

Kolowaré (Agencia Fides) – “Noviembre es el mes dedicado a la memoria de los difuntos y este año nuestra comunidad ha participado en un banquete fúnebre en honor de Bamela Antoinette Manaba, una de las mujeres más ancianas de Kolowaré que murió a principios de octubre organizado por su familia”, dice a la Agencia Fides el padre Silvano Galli, SMA.
“Estos banquetes se llevan a cabo principalmente para honrar a los ancianos y acompañarlos al mundo ancestral para que continúen protegiendo a la familia”, continúa el misionero. Estos rituales funerarios no solo están presentes en África sino que tienen raíces de gran alcance. Por ejemplo, también lo hacían los romanos, y se les llamaba refrigerios, aludiendo tanto al refrigerio físico como a la nueva condición celestial del difunto y a su felicidad. Nuestros cristianos han mantenido estos rituales transfigurando el recuerdo en un momento de fiesta comunitaria”.
“Estoy acompañado por Robert, un simpático monagillo que todos los sábados me da una mano para llevar la maleta de la capilla a la misión, después de misa de los enfermos del pueblo, -así comienza su historia el p. Galli-. Tenemos que atravesar los campos para llegar al barrio de Akonta en el bosque. El camino está rodeado de mijo y maíz ahora maduro, listo para ser cosechado. Nos dirigimos a la casa del difunto, Bamela Antoinette, que murió el pasado 3 de octubre. Para hacer las ceremonias del funeral y el rito fúnebre, se ha esperado a que toda la gran familia se reuniera. El viernes 13 de octubre, hubo una vigilia en la vivienda de la difunta, luego el funeral al día siguiente y el domingo 15 la misa en su sufragio. Al finalizar el banquete fúnebre. Antoinette nació alrededor de 1930 en el norte del país, en Ténéga. Se casó con Charles Alou Badjabani, y se establecieron en el sur, en Tcharébaou hacia Blitta. Los dos eran granjeros. En 1960, la familia llegó a Kolowaré (véase Fides 14/9/2017), por razones de salud de su esposo. Desde entonces siempre han vivido en Kolowaré. Se casaron en la iglesia de Kolowaré el 9 de agosto de 1987. Su esposo murió hace diez años, exactamente el 3 de octubre de 2007. Aunque su esposo sufrió de lepra tuvieron 8 hijos, seis de los cuales aún viven, tenían 35 nietos y 19 bisnietos.
Nos da la bienvenida un árbol grande no lejos de las dos casas donde se reunieron invitados, miembros de la familia y varios grupos. La fiesta y el banquete están abiertos a todos. Voy a saludar a los diversos grupos sentados en bancos o debajo de los árboles. La familia me espera no muy lejos. Han instalado, debajo de algunos árboles, una esquina con comida, bebidas y una botella de licor. Al lado de la mesa hay una bandeja de cerveza blanca. Y aquí tengo que parar. Me siento con ellos. Están los niños Nicodeme, Pierre, Dominique, Paulin, Anne, Salomé, los nietos Emmanuel y Gérad y varios miembros más de la familia. Por la noche, a las 17 nos volvemos a reunir para rezar el rosario por los difuntos y toda la familia. En la primera fila, algunos nietos de la familia, luego la familia y el grupo de fieles con las hermanas.
Un proverbio kotokoli (uno de los grupos étnicos togoleses más importantes) recuerda que “la muerte se traga al hombre, pero no su nombre y reputación”. Otro proverbio dice que “es la persona que muere, no su nombre”.
La muerte, por lo tanto, se considera como una continuación de la vida. El banquete fúnebre y el culto colectivo al difunto se convierten en un momento fundamental en el que toda la gran familia, parientes, familiares y amigos se reúnen para reflexionar y tomar decisiones. La pérdida de un ser querido no solo está relacionada con el dolor, sino también con la alegría de poder participar en rituales que se comunican con el más allá. Aquí está la función de la comida funeraria, celebrada por familiares y amigos en la casa del difunto, que se convierte en invisible invisible, y que pretende ser un elemento aferrado para reforzar los lazos de solidaridad y concordia familiar”, concluye. Padre Silvano. (SG/AP) (31/10/2017 Agencia Fides)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network