ÁFRICA/UGANDA - Testigos del valor cristiano del matrimonio, constructores de la Iglesia y de la sociedad

sábado, 28 octubre 2017

Kampala (Agencia Fides) – En la Catedral de St. Mary, en Kampala, conocida como “Rubaga Cathedral”, el Card. Fernando Filoni se ha reunido en la tarde del 27 de octubre, con parejas de matrimonios, en el marco de las celebraciones de clausura del Jubileo de la archidiócesis (véase Fides 26/10/2017). “En nuestras familias humanas hay varios aniversarios, por ejemplo el 25 aniversario de bodas, -ha dicho el cardenal-. Estos aniversarios tienen sus paralelos en la Iglesia, que es considerada la 'Familia de Dios'. Un jubileo de oro es una llamada a un nuevo comienzo, en el que cada uno de ustedes debe cuestionarse personalmente lo siguiente: ¿qué tipo de Iglesia y sociedad quiero hoy en Uganda, en la Archidiócesis de Kampala? Sea cual sea la respuesta, ese tipo de Iglesia depende de vosotros, depende de vuestro testimonio del valor cristiano del matrimonio, de vivir el sacramento con plena fidelidad y de educar a vuestros hijos con responsabilidad; ¡depende de vuestra participación activa en el apostolado familiar!”.
En su discurso el Card. Filoni se ha detenido ha explicar el plan de Dios sobre el matrimonio, “íntima comunidad de amor y de vida entre marido y mujer”. “El amor recíproco entre marido y mujer a su vez es una imagen, o un icono viviente de la comunión entre Dios y su pueblo; una expresión significativa del amor de Dios por nosotros”, ha subrayado antes de continuar explicando: “Si Dios os ha llamado a la vida conyugal, os ha confiado esta seria misión de ser íconos vivientes del amor trinitario en Dios, un ícono viviente de amor duradero e irrevocable. El amor que las parejas casadas tienen el uno por el otro debe ser un espejo del amor de Dios por la humanidad”.
Hablando del amor conyugal, el Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos ha manifestado que tanto la mujer como el marido deben cultivarlo y nutrirlo constantemente. En su último documento sobre el matrimonio y la familia, el Papa Francisco ha escrito sobre el amor entre esposa y esposo: “El Papa nos llama a amar de manera auténtica y a comprender que este amor se puede expresar a menudo de formas muy sencillas, no solo con grandes gestos. Ser humilde, pedir perdón, dejar que la otra persona hable, son todas cosas pequeñas que expresan un amor extraordinario de un modo ordinario”. Por ello el Cardenal ha invitado a los presentes a ayudar a otras parejas que desean celebrar el sacramento matrimonial, “a superar las barreras culturales y sociales” que se lo impiden. En particular, ha mencionado el costo de las ceremonias de boda y la presión de familiares y amigos para hacer un gran espectáculo, el intercambio de obsequios caros entre las familias, las grandes fiestas que muchos se sienten obligados a hacer antes del matrimonio... Por lo tanto, es necesario el compromiso de la parejas casadas para que ayuden a aquellos que quieren casarse a resistir ante tales presiones sociales, ha dicho el Cardenal.
En la parte final del discurso, el Prefecto ha hablado de la familia como objeto y sujeto de evangelización. “La evangelización familiar debe considerarse una prioridad clave en la actividad pastoral de la Iglesia para que pueda asumir su papel como un sujeto activo en la evangelización. La familia debe ser un lugar donde haya una formación permanente de sus miembros en la fe... En concreto, la espiritualidad cristiana debe expresarse en la práctica de oraciones comunes, en la participación común en la Misa dominical, en la escucha y en la meditación común de la Palabra de Dios. La evangelización de la familia es inconcebible sin una escucha renovada de la palabra de Dios. Por lo tanto, es importante animar a la lectura de las Escrituras en familia”.
Por último el Card. Filoni ha recordado a los padres su responsabilidad ineludible, de la que no pueden deshacerse en la educación de la fe de sus hijos: “Es el deber de los padres crear un ambiente familiar inspirado en el amor y la devoción a Dios. Si se practican oraciones, liturgias y cuentos bíblicos y se aprende en la infancia, esto queda profundamente arraigado en la conciencia de los niños y permanecen con ellos de por vida. En todo esto, el buen ejemplo de los padres para los niños es de gran importancia”. (SL) (Agencia Fides 28/10/2017)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network