ASIA/INDIA - Nunca más niñas esposas: veredicto del Tribunal Supremo en favor de los derechos de las mujeres

sábado, 21 octubre 2017 política   sociedad civil   mujeres   derechos humanos   libertad de conciencia   hinduismo   violencia   justicia  

Nueva Delhi (Agencia Fides) – “La actitud del Partido de gobierno Baratiya Janata Party (BJP) y de Sangh Parivar sobre la cuestión de las mujeres indica una aprobación silenciosa de la discriminación contra ellas”, dice a la Agencia Fides el padre Jacob Peenicaparambil, CMI (Carmelitas de María Inmaculada), mientras que en la India se debate sobre el estado de las mujeres en la sociedad.
El 11 de octubre, el Tribunal Supremo ha anulado una ley de hace 77 años, estableciendo que las relaciones sexuales entre un hombre y una mujer menor de 18 años se considerarán “violación” sin excepción, aunque la niña haya sido tomada como esposa. El tribunal ha impuesto una pena de prisión que va de 10 años a cadena perpetua, según el código de protección de menores para delitos sexuales. Aunque está prohibido por la ley, las relaciones sexuales con menores de 18 años hasta ahora eran consideradas por el Código Penal como licitas en las parejas casadas. Pero ahora se ha cancelado esta excepción porque “viola los Artículos 14, 15 y 21 de la Constitución”, como ha establecido el veredicto del Tribunal Supremo.
Esta sentencia es algo revolucionario y podría ser un impedimento para los matrimonios con niñas, una práctica que ya estaba prohibida en la India (con una ley del 2006), pero que todavía sigue produciéndose a menudo: según las estimaciones citadas por el Tribunal Supremo, hay 23 millones de niñas esposas en el país, lo que significa que un matrimonio de cada cinco viola la ley. Según una estimación reciente realizada por el National Health Health Survey, de hecho, el 39.1% de las mujeres de 20 a 24 años contrajeron matrimonio antes de los 18 años de edad. El fenómeno del matrimonio infantil varía de estado a estado.
El Tribunal Supremo ha pedido al gobierno central que adopte “medidas pro-activas para prohibir el matrimonio infantil”, expresando preocupación por miles de niñas menores casadas en ceremonias de “matrimonio de masas” organizadas tradicionalmente con motivo de la fiesta religiosa hindú de la Akshaya Tritiya, en primavera.
Pero al parecer, el gobierno mantiene una posición diferente al respecto y ha presentado una petición en la que, mientras afirma que “tomando acto de la realidad socio-económica india”, pide “una excepción para proteger el instituto del matrimonio”.
El “Sangh Parivar”, un foro formado por numerosas organizaciones extremistas y nacionalistas hindúes, “trabaja para salvaguardar la cultura india contaminada por la influencia occidental, en lugar de defender a las mujeres en la India”, señala a la Agencia Fides el p. Peenicaparambil. “¿Por qué Sangh Parivar, quien lanzó un movimiento violento para la protección de las vacas a nivel nacional, no ha iniciado tal movilización contra el matrimonio infantil o las atrocidades contra los dalits?”, se pregunta el carmelita, afirmado que “se trata de una aprobación silenciosa de la discriminación contra la mujer, como se indica en los textos sagrados hindúes del Manusmriti”, que justifican el matrimonio con mujeres menores de edad”.
“Las mujeres en la India no podrán esperar recibir justicia y libertad de un gobierno dirigido y controlado por la ideología del hindutva. La liberación de la mujer pasa por la liberación de la ideología del hindutva que es discriminatoria para con las mujeres y los dalit”, continúa diciendo el sacerdote.
“Si el BJP estuviese verdaderamente interesado en la promoción de la mujer, debería aprobar el proyecto de ley que promueve los derechos de las mujeres y que lleva parado 21 años en el Parlamento. Además de condenar públicamente las declaraciones despreciativas contra las mujeres contenidas en el código de Manusmriti”, concluye el Carmelita. (PN-PA) (Agencia Fides 21/10/2017)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network
política


sociedad civil


mujeres


derechos humanos


libertad de conciencia


hinduismo


violencia


justicia