EUROPA/ALEMANIA - ¿Cómo reconocer hoy al “Dios emigrante” en la historia de la humanidad?

jueves, 5 octubre 2017 animación misionera   institutos misioneros   jóvenes   formación   migrantes   iglesias locales  

Stuttgart (Agencia Fides) – En nuestras sociedades multiculturales, el emigrante a menudo es relegado a la categoría de “pobre/necesitado” en el sentido material y cultural o en la categoría de “enemigo”. Desde este punto de vista, también hay actitudes concretas como el des responsabilizarse hacia el otro y hacia las situaciones de injusticia en el mundo, hasta llegar a un verdadero rechazo y exclusión. De estas consideraciones ha hablado el p. Aldo Skoda, Misionero Scalabriniano y decano del Instituto Scalabrini Internacional de Migración (SIMI), en Roma, en su intervención en el Foro Scalabrini-Fest que se ha celebrado en Stuttgart del 29 de septiembre al 1 de octubre, sobre el tema “¿Cómo reconocer hoy al Dios emigrante en la historia de la humanidad?”.
El Padre Skoda ha subrayado que la verdad central de nuestra fe cristiana -la encarnación del Hijo de Dios- nos lleva a reconocer en el otro la presencia de Dios que se ha hecho hombre donando a cada ser humano una dignidad inalienable. Por lo tanto, de ello se derivan actitudes no sólo de hospitalidad activa, sino también de acogida, es decir, de apertura y aceptación interior de cada persona. Esta visión cristiana del hombre es el fundamento de toda acción en defensa de la dignidad y de los derechos de los migrantes y de la promoción de la justicia y del diálogo.
Entre las diversas actividades de la formación intercultural cristiana, especialmente de los jóvenes, organizadas anualmente por el Centro de Espiritualidad de la Diócesis de Rottenburg-Stuttgart, encomendada a los misioneros Scalabrinianos (CS) en colaboración con las Misioneras Seculares Scalabrinas (MSS) explica Luisa Deponti MSS, organiza cada año el Scalabrini-Fest de los Frutos para jóvenes, adultos y familias de diferentes orígenes. El objetivo es alentar al encuentro entre los pueblos autóctonos con los pueblos migrantes y refugiados. El Scalabrini-Fest 2017 ha contado con la participación de 230 personas de 29 países.
Durante la celebración eucarística, el arzobispo Thomas Maria Renz, obispo auxiliar de la diócesis de Rottenburg-Stuttgart, se ha referido a los textos bíblicos como una fuente de inspiración para la vida cristiana. A través de la Biblia, la espera de una verdadera patria y la promesa de Dios de una tierra, indican el espacio para nuestra fe y nuestro viaje. Por lo tanto, nos reconocemos peregrinos de esta tierra hacia una patria que está siempre más allá, ha señalado el Obispo. Esto nos ayuda a no cerrarnos a aquellos que caminan con nosotros y a superar las visiones superficiales del hombre, descubriendo, como Jesús nos indicó, que el verdadero conocimiento del otro está en el compartir su existencia hasta dar nuestra vida por amor, cuidándonos mutuamente. El Scalabrini-Fest 2017 ha sido una ocasión para vivir un anticipo de esta acogida mutua a partir de la experiencia de comunión entre la diversidad múltiple de lenguas, culturas y edades presentes en el encuentro. (LD/SL) (Agencia Fides 5/10/2017)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network