ÁFRICA/CONGO RD - “La Iglesia bajo ataque”, denuncia el Presidente de la Conferencia Episcopal recordando a los sacerdotes secuestrados

miércoles, 27 septiembre 2017 secuestros   obispos   política  

Kinshasa (Agencia Fides) - “Los sacerdotes no se dedican a la política. Si ha habido llamamientos de algunos agentes pastorales, siempre ha sido en el marco del compromiso civil, del respeto de los valores como la justicia, la paz y la reconciliación”, ha dicho Su Exc. Mons. Marcel Utembi Tapa, Arzobispo de Kisangani y Presidente de la Conferencia Episcopal Nacional (CENCO), denunciando en una rueda de prensa en Bruselas, los secuestros de sacerdotes en el este de la República Democrática del Congo.
“Hemos denunciado los ataques contra la Iglesia y sobre todo el secuestro de los siervos de Dios”, ha subrayado Mons. Utembi Tapa. “Continuamos invitando a unos y a otros a volver a la razón y dejar libres a los sacerdotes para que puedan reanudar su actividad pastoral”.
Los secuestros reportados por Mons. Utembi Tapa ocurrieron en el Territorio de Beni, Provincia del Norte de Kivu. En la noche entre el 16 y el 17 de julio de este año, don Pierre Akilimali y don Charles Kipasa fueron secuestrados por unos extraños en la parroquia de Notre-Dame des Anges de Bunyuka en la Diócesis Beni-Butembo (véase Fides 18/7/2017). De ellos no hay noticias, así como de los tres padres asuncionistas, Jean-Pierre Ndulani, Anselme Wasikundi y Edmond Bamutute, secuestrados en su parroquia de Nuestra Señora de las Pauvres de Mbau, a 22 km de Beni en octubre de 2012 (véase Fides 22/10/2012).
La zona donde se produjeron los secuestros ha vivido durante décadas un estado de gran inseguridad por la presencia de varios grupos armados, la mayoría de ellos dedicados a la explotación ilegal de los enormes recursos naturales locales (coltán, estaño, oro, madera). Recientemente se han sumado las tensiones políticas que afectan a todo el país debido a un estancamiento político institucional causado por la no celebración de elecciones presidenciales y legislativas que debían producirse en diciembre del año pasado. La Iglesia medió el acuerdo de San Silvestre que preveía la realización de las elecciones presidenciales para 2017, pero no seha llevado a cabo. Algunas fuerzas políticas podrían haber visto en los intentos de mediación de los obispos, la injerencia en la vida política nacional, causando represalias contra el personal y los bienes eclesiásticos.
Una tesis que parece compartir Mons. Utembi Tapa, quien afirma que los secuestradores son “obviamente enemigos de la Iglesia Católica, que no quieren que las cosas cambien y aquellos que encuentran que su interés está amenazado por ciertas denuncias y toma de posición de la Iglesia”. Pero la Iglesia, concluye el Presidente de la CENCO, no hace más que “predicar la justicia, la paz, el respeto del buen gobierno, en el marco de su doctrina social”. (L.M.) (Agencia Fides 27/9/2017)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network