ASIA/JAPÓN - El Cardenal Filoni: Hiroshima es el lugar en el que Cristo ha renovado su sacrificio en el siglo veinte

miércoles, 20 septiembre 2017 misión   evangelización  

El cardenal Filoni ante el Monumento de la Paz en Hiroshima

Hiroshima (Agencia Fides) – Hiroshima “es el lugar en el que Cristo ha renovado su sacrificio en el siglo veinte”. Y para la Iglesia Católica, Hiroshima también “significa ciudad de paz, en la que Dios no ha olvidado al hombre, no se ha escondido sino que vive allí”. Con estas palabras, el Cardenal Fernando Filoni, Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, ha comentado la vocación espiritual universalmente reconocida a la ciudad japonesa donde el 6 de agosto de 1945 se produjo la primera masacre atómica de la historia humana. Lo ha dicho en su discurso del miércoles 20 de septiembre a los sacerdotes, religiosos, religiosas, fieles, consagrados y laicos de la Archidiócesis de Hiroshima, con los que se ha reunido el cuarto día de su visita a Japón.
“Aquí” – ha continuado el prefecto de Propaganda Fide - “Cristo crucificado continúa, desde lo alto de este nuevo Gólgota, amonestando a todas las gentes”, incluidos los que en nombre de las religiones “fomentan el odio, las divisiones y las guerras”. Este recuerdo de la presencia de Cristo que actúa en los asuntos del mundo ha dado pie al Cardenal para sugerir a los católicos de la Archidiócesis los caminos a seguir para realizar “un impulso misionero renovado como pide el Papa Francisco en la Evangelii gaudium”. La Archidiócesis de Hiroshima se extiende por un territorio que alberga a 7 millones de habitantes, y donde los bautizados católicos son unos 20.000. “¿Aquí se conoce a Cristo? ¿Tiene un lugar? ¿Puede ofrecer su salvación? ¿Se anuncia aquí el reino de Dios? Estas son las preguntas a las que tenemos que responder” ha dicho el cardenal.
“Al admirar la obra misionera del pasado, no podemos quedarnos como simples administradores de esos resultados. Si no hay motivación para la vida misionera, también habrá falta de generosidad y celo apostólico; se perderá el gozo de la evangelización”.
De la gloria, de la gracia y de la verdad traídas por Cristo – ha continuado el Prefecto del Dicasterio Misionero - el pueblo de Japón no puede ser excluido, Dios no se ha detenido a las puertas de este país que aunque noble y culto, espera el Reino de Dios: Aquí están los ciegos, los sordos, los enfermos, los pobres, los que no tienen esperanza, o sufren por la división de sus familias o los drogadictos, o aquellos que piensan que el suicidio es la única manera de acabar con la desolación y la desesperación, decidles que para ellos hay una buena noticia”.
En su visita a Hiroschima, el cardenal Fernando Filoni ha rendido homenaje al Monumento de la Paz y de la Bomba Atómica (GV) (Agencia Fides 20/9/2017).


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network