ÁFRICA/CONGO RD - Masacre de refugiados burundeses en el este: 34 muertos y un centenar de heridos

miércoles, 20 septiembre 2017 refugiados   masacres  

Kinshasa (Agencia Fides) - 34 refugiados burundeses fueron asesinados por las fuerzas de seguridad el 16 de septiembre en el campo de refugiados cerca de la aldea de Kamanyola, en la llanura de Ruzizi, en Kivu del Sur, al este de la República Democrática del Congo.
Según la información enviada por fuentes de la Iglesia local a la Agencia Fides, lo que desencadenó la tragedia fue la detención de cuatro burundeses en la noche del 13 de septiembre, acusados de patrullar el recinto de su campo armados, sin el permiso de las autoridades locales. Los cuatro hombres fueron detenidos por la Dirección de Inmigración de Kamanyola y luego entregados a la sede de los servicios de seguridad locales, la Agencia Nacional de Inteligencia (ANR).
Los refugiados explicaron que estaban haciendo rondas nocturnas porque habían sido informados de un probable asalto a su campamento por miembros de la milicia pro-gubernamental burundesa, Imbonerakure.
En la noche del 15 de septiembre, los refugiados burundeses organizaron una manifestación masiva para pedir la liberación de los cuatro reclusos frente a la sede de la ANR. En las primeras horas del día 16, la situación degeneró y las fuerzas de seguridad abrieron fuego contra la multitud, matando a 34 burundeses e hiriendo a otros cien. Según las autoridades hay un muerto y algunos heridos entre las fuerzas de seguridad, dejando entender que había gente armada entre los refugiados.Según una nota enviada a la Agencia Fides, “es difícil confirmar que los refugiados poseen armas, porque los agentes de seguridad al parecer nunca han capturado a refugiados armados de Burundi. Por el contrario, cabe señalar que la población alude a burundeses (en armas) que actuan en la llanura de Ruzizi, que provienen directamente de Burundi y que no se trata de los refugiados de Kamanyola”.
Las fuentes de Fides señalan que hay desconfianza entre la población hacia los refugiados burundeses, mientras que las autoridades locales no han emprendido esfuerzos para integrarlos en la sociedad local.
Más de 410.000 burundeses se vieron obligados a encontrar refugio en la República Democrática del Congo y Tanzania (véase Fides 26/5/2017) debido a la violencia causada por la crisis que estalló en 2015 tras el tercer mandato otorgado al presidente Pierre Nkurunziza, en violación de la Constitución y de los Acuerdos de Paz de Arusha. Desde entonces, Burundi vive en un estado de constante tensión entre la violencia cometida por la milicia pro-gubernamental y la de algunos grupos guerrilleros que se oponen al Presidente. (L.M.) (Agencia Fides 29/9/2017)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network