AMÉRICA/MÉXICO - Una semana después del terremoto: 90 muertos, comunidades incomunicadas, la iglesia punto de referencia para las ayudas

viernes, 15 septiembre 2017 terremoto   pobreza   solidaridad   catástrofes naturales  

iltempo.it

Una semana después del terremoto: 90 muertos, comunidades incomunicadas, la iglesia punto de referencia para las ayudas

Oaxaca (Agencia Fides) – Ha pasado una semana desde el tremendo terremoto ocurrido en México el 7 de septiembre, que tuvo su epicentro de la zona de Pijijiapan en Chiapas, seguido de 634 temblores de asentamiento que han dejado a miles de familias sin hogar y una enorme cantidad de daños a personas, infraestructuras y comunidades.
La Iglesia Católica, a través de Cáritas México, que ha intervenido desde los primeros momentos, no se ha detenido ni por un segundo en las operaciones de ayuda y asistencia en las zonas más afectadas. A nivel regional y nacional, las diversas articulaciones del mundo católico han promovido colectas de alimentos y medicinas, bienes esenciales y la movilización del voluntariado para la distribución de la ayuda en las zonas afectadas.
El padre Rogelio Narvaez, secretario ejecutivo de Cáritas Mexicana y la Comisión Episcopal de Pastoral Social, ha explicado en una nota enviada a la Agencia Fides que las zonas más afectadas son Minatitlan (Veracruz), Oaxaca y el Chiapas. Aunque muchos templos y parroquias también han sufrido graves daños a sus infraestructuras, han ofrecido sus salones y capillas como refugios temporales para damnificados, o centros de recogida para la distribución de ayudas.
Según cuanto ha dicho Mons. Alfonso Miranda Guardiola, obispo auxiliar de Monterrey y secretario de la Conferencia Episcopal Mexicana (CEM), todavía no es posible cuantificar con precisión los daños a las estructuras de la iglesia. Un primer balance provisional indica 122 templos dañados de los que han sido cerrados al menos 90 para salvaguardar a los fieles y por los riesgos de que se hundan.
Lo más impactante, continúa Mons. Miranda, es el informe de los obispos de la región, es decir de Tehuantepec, Tapachula, Antequera-Oaxaca y de la prelatura de Mixes, que han informado de que más de 20 comunidades rurales podrían estar completamente incomunicadas sin que se conozca aún el grado de daños en la población, en los hogares e iglesias. Pero también es impactante de forma positiva, según el padre Rogelio Narvaez, la solidaridad internacional que llega concretamente desde la iglesia cató en Alemania, Noruega, España, Francia y también desde Corea del Sur.
El terremoto de magnitud 8,2 que ha golpeado la costa sur de México el 7 de septiembre ha causado al menos 90 muertes. Según las autoridades locales, 71 personas han perdido la vida en el estado de Oaxaca, 15 en Chiapas y 4 en Tabasco. (CE) (Agencia Fides 15/09/2017)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network