ÁFRICA/TOGO - Cuidado de los leprosos, los enfermos y los jóvenes: la misión de los misioneros en el centro de Togo

jueves, 14 septiembre 2017 desarrollo   sanidad   escuela   jóvenes   educación  

Internet

Kolowaré (Agencia Fides) – “La historia de la aldea de Kolowaré, a 18 km de Sokodé y 16 km de Tchamba, comenzó en 1935 con la creación de una leprosería. Kolowaré se encuentra en la prefectura de Tchaoudjo. Su posición estratégica es muy importante para el pueblo, especialmente para el comercio”. Así lo cuenta a la Agencia Fides, el padre Silvano Galli, misionero en Togo de la SMA (Sociedad Misionera Africana). “En 1944 - continúa el misionero - por petición del gobierno y de las autoridades sanitarias del sector, las Hermanas de Nuestra Señora de los Apóstoles comenzaron a visitar a los leprosos y a tratar a los enfermos. En 1950, el gobierno les confió la dirección de la leprosería y en 1952 se establecieron en Kolowaré.
Al principio Kolowaré se consideraba “un pueblo para la segregación de los leprosos”. Poco a poco los enfermos hicieron venir a sus familias y el pueblo aumentó. De hecho, hoy Kolowaré ya no es un pueblo leproso, sino un pueblo donde viven los leprosos. Frente a los resultados muy alentadores contra la enfermedad, y especialmente después de la apertura del dispensario y del ambulatorio, ahora los enfermos llegan espontáneamente de todo el país para ser curados. Cada día las religiosas ayudan a docenas de enfermos, no sólo leprosos, y les proporcionan medicamentos apropiados. Los enfermos más graves, como los pacientes con SIDA, son ingresados”, añade el padre Silvano.
Según las estadísticas del distrito sanitario, Kolowaré tiene 3.543 habitantes. En el pueblo hay una escuela primaria abierta por las religiosas en 1955, una escuela pública y un CEG (Collège d'Enseignement Général). El total los estudiantes son 800. El misionero también destaca otro fenómeno relacionado con la explotación de los jóvenes: “desafortunadamente, de marzo a noviembre, la población disminuye considerablemente porque en muchas familias, dos o tres jóvenes, chicos y chicas, dejan Kolowaré para ir a trabajar a Nigeria. Los estudiantes suelen abandonar la escuela para dedicarse al trabajo manual en los hogares o en los campos. Estos chicos son explotados por una organización que tiene ramificaciones también dentro de la aldea.
Los 'propietarios' con camiones recogen a los niños por la noche y los llevan a Nigeria, pasando ante la policía y la aduana sin perturbaciones, donde son explotados por los “Señores de la Trata”. Los hacen trabajar en campos o plantaciones, desnutridos y a menudo drogados. Las chicas son usadas para la prostitución, algunas más afortunadas se dedican a labores como domesticas en casa en familias ricas. Por lo general, nadie recibe directamente un salario que se paga a los intermediarios que se enriquecen. Al final del período, por lo general de nueve meses, los chicos reciben una bicicleta o una radio, las chicas algo de ropa, luego les dejan volver solos a casa. Vuelven con sus bicicletas, a menudo enfermos, algunos mueren por el camino, y casi todos 'fuman'. Comienzan con drogas ligeras para pasar a otras”. Las religiosas también se ocupan de ellos, tratando de ayudarles con el difícil camino de recuperación.(SG/AP) (14/9/2017 Agencia Fides)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network