ASIA/COREA DEL SUR - En el Vaticano la historia de la iglesia coreana

viernes, 8 septiembre 2017

Un texto de los primeros cristianos coreanos

Ciudad del Vaticano (Agencia Fides) – “La historia de la iglesia católica coreana, en los últimos 230 años, es una historia de salvación que da testimonio de la voluntad y las obras de Dios”: lo dice a la Agencia Fides la hermana Elisabeth Soo-ran Park, de las Religiosas de los Beatos Mártires Coreanos, congregación fundada en 1946 en Kaesong, con motivo de la exposición “En el cielo como en la tierra”, que se abrirá el 9 de septiembre en el Vaticano (en el Brazo de Carlo Magno de los Museos Vaticanos) que contiene 188 preciosos repertos que narran 230 años de historia de la iglesia católica en Corea.
La exposición, que cuenta con la colaboración de los museos Vaticanos y del “Comité de exaltación de los mártires coreanos de la Archidiócesis de Seúl”, es la primera exposición sobre Corea presentada en el Vaticano. Además de la historia de los inicios de la fe católica en Corea, se presentará la historia moderna con la participación de la iglesia en los movimientos sociales, ofreciendo un panorama global que abraza más de dos siglos de vida.
“Esta exposición es una gran oportunidad para presentar a la iglesia universal la cultura y la herencia de la iglesia católica coreana”, explica a la Agencia Fides el padre Giacomo Won Jong-hyun, vicepresidente del “Comité de exaltación de los mártires coreanos”.
El catolicismo fue introducido en Corea en el siglo XVIII a través de la traducción de algunos textos católicos, escritos con caracteres chinos. Esta búsqueda cultural se desarrollo después hasta generar una convicción religiosa entre los estudiosos coreanos que habían leído esos textos. La comunidad laica continuó difundiendo el Evangelio y durante décadas pidió poder tener un sacerdote en Corea. Por fin, en 1794, el Padre Chu Mun-mo (1752-1801), sacerdote de la diócesis de Pekín, se convirtió en el primer misionero en Corea. Desde aquel momento la población católica comenzó a aumentar, alcanzando pronto los 4.000 fieles. La persecución de los católicos inició en 1785, cuando el gobierno prohibió sus asambleas. A pesar de las persecución que duro siglos, los cristianos han continuado viviendo su fe y hoy la comunidad católica en Corea del Sur representa más del 10% de la población total. (PA) (Agencia Fides 8/9/2017)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network