AMÉRICA/BRASIL - Repam: riesgos ambientales y sociales incalculables por la extinción de la Renca

martes, 29 agosto 2017 ambiente   indígenas  

Brasilia (Agencia Fides) – La Red Eclesial PanAmazónica (Repam) repudia el anuncio de la extinción de la Reserva Nacional de Cobre y sus Asociados (Renca), anunciada por el gobierno, ya que “vilipendia la democracia brasileña, pues con el objetivo de atraer nuevas inversiones al país el Gobierno brasileño consultó sólo a las empresas interesadas en explotar la región”. En una nota firmada por el Presidente de la Repam y de la Comisión Episcopal para la Amazonia, el Card. Claudio Hummes, y por el Presidente de Repam-Brasil y Secretario de la Comisión Episcopal para la Amazonia, Su Exc. Mons. Erwin Kräutler, con fecha del 28 de agosto, se pone de manifiesto que esta medida no ha efectuado “ninguna consulta a los pueblos indígenas ni comunidades tradicionales, como establece el Artículo 231 de la Constitución Federal de 1988 y la Convención 169, de la Organización Internacional del Trabajo (OIT)”.
El documento de la Repam, recibido en la Agencia Fides, recuerda que la Renca es una zona de reserva en la Amazonia, de 46.450 km2, que engloba nueve áreas protegidas, siendo tres de ellas de protección integral. “La apertura del área para la explotación mineral de cobre, oro, diamante, hierro, niobio, entre otros, aumentará la deforestación, la pérdida irreparable de la biodiversidad y los impactos negativos contra los pueblos de toda la región”.
Al contrario de lo que afirma el Gobierno, continua escribiendo la Repam, al abrir la región al sector de la extracción mineral, “no habrá como garantizar la protección de la floresta, de las unidades de conservación y mucho menos de las tierras indígenas, que se verán directamente afectadas de forma violenta e irreversible. Basta observar el rastro de destrucción que las empresas mineras brasileñas y extranjeras han dejado en la Amazonia en las últimas décadas, con deforestación, contaminación, comprometimiento de los recursos hídricos por el alto consumo de agua para la extracción mineral y su contaminación con sustancias químicas, aumento de la violencia, droga y prostitución, aumento de los conflictos por la tierra, agresión descontrolada a las culturas y modos de vida de las comunidades indígenas y tradicionales, con muchos impuestos, pero mínimos beneficios para las poblaciones de la región”.
El documento denuncia “los riesgos ambientales y sociales incalculables” que amenazan el pulmón del Planeta, y después de citar cuanto el Papa Francisco escribe en la carta Encíclica Laudato Si, reitera que “La extinción de la Renca representa una amenaza política para Brasil entero”. La Repam, junto con las diócesis de Macapá y de Santarém, los ambientalistas y una parte de la sociedad, piden la inmediata revocación del Decreto Presidencial que extingue la Reserva, e invita n a los parlamentarios a defender la Amazonia. El texto concluye con un llamamiento: “¡No nos resignemos a la degradación humana y ambiental! Unamos esfuerzos en favor de la vida de los pueblos que viven en el bioma amazónico. ¡El futuro de las generaciones venideras está en nuestras manos! . (SL) (Agencia Fides 29/8/2017)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network