ASIA/MYANMAR - El Cardenal Bo: “Gran preocupación por la tragedia de los Rohingya”

martes, 27 junio 2017 minorías religiosas   islam   minorías étnicas   violencia   justicia   paz   derechos humanos   política  

Yangon (Agencia Fides) – “Soy un pastor. No soy un profesional de la política o del derecho internacional. Me conmueve el sufrimiento humano. Gracias a los ojos de la fe, la justicia con compasión, hablo en contra de cualquier tipo de opresión en este país. El inmenso sufrimiento de los Rohingya en el estado de Rakhine es una de mis mayores preocupaciones. Esta preocupación también la comparte el Papa Francisco, que ha alzado su voz en favor de los musulmanes rohingya”: así lo afirma el cardenal Charles Maung Bo, Arzobispo de Yangon, en un mensaje lanzado por el final del mes de Ramadan y enviado a la Agencia Fides.
El cardenal recuerda “el gran potencial” y el “gran futuro” de Myanmar, que debe abordar las cuestiones cruciales como la pobreza, la migración forzada, las formas modernas de esclavitud, los conflictos y los desplazamientos de población, pero también el extremismo religioso y la condición de las minorías.
“Seguimos levantando nuestra voz por la minoría rohingya. Hace años ya indicamos las causas de esta tragedia, hemos planteado la cuestión ante la ONU explicando la terrible persecución sufrida por ellos como una terrible cicatriz sobre la conciencia de nuestro país”.
Y mientras los expertos en derechos humanos determinan los abusos y violaciones de los derechos humanos en el estado de Rakhine y Kachin, Shan, y en todo Myanmar - y deciden si se puede hablar de “limpieza étnica”, “crímenes de guerra”, “crímenes contra la humanidad”, “genocidio” - el Card. Bo pide al Gobierno de Myanmar que “trabaje con la comunidad internacional para investigar los crímenes reportados por la ONU de una manera verdaderamente independiente, que lleva a la justicia y garantice las responsabilidades”. “Myanmar como nación se enfrenta a muchos desafíos. Queremos que todas las partes persigan el camino de la paz. El mundo entero juzga al gobierno sobre cómo se trata a las minorías en el estado de Rakhine. El gobierno de Myanmar debe alejarse de las posiciones que no son propicias para la paz y distorsionan su imagen ante la comunidad internacional. Tenemos que avanzar para construir una paz basada en la justicia”, dice el Arzobispo de Yangon. “La paz es posible. La paz es el único camino”, concluye. (PA) (Agencia Fides 27/6/2017)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network
minorías religiosas


islam


minorías étnicas


violencia


justicia


paz


derechos humanos


política