ASIA/LÍBANO - Aprobada la nueva ley electoral. El director nacional de las OMP: “compromiso por la estabilidad”

sábado, 17 junio 2017 geopolítica   iglesias orientales   oriente medio   elecciones  

The Daily Star

Beirut (Agencia Fides) – La aprobación de la nueva ley electoral por parte del Parlamento libanés confirma y refuerza “el gran compromiso entre diferentes fuerzas que es la clave esencial para leer esta fase de la historia del Líbano. El consenso entre las principales fuerzas políticas hace que sea posible avanzar, manteniendo la estabilidad política que, como todos dicen con palabras, debería utilizarse para combatir la corrupción y promover la economía del país, que está en una crisis grave”.
Con estas palabras, el padre Rouphael Zgheib, director nacional de las Obras Misionales Pontificias del Líbano, explica a la Agencia Fides el escenario en el que ha madurado la aprobación parlamentaria de la nueva ley electoral libanesa, que se ha celebrado el viernes 16 de junio. El sacerdote maronita agrega que “a primera vista, el sistema adoptado parece bastante complicado, y las modalidades técnicas de su ejecución tendrán que ser bien explicadas a los ciudadanos, que sólo quieren votar sabiendo claramente cuáles son los efectos prácticos de su voto”.
La nueva ley establece en el Líbano un sistema proporcional puro en lugar del mayoritario, en vigor desde 1960. Líbano ha sido dividido en 15 circunscripciones electorales, relativamente homogéneas desde el punto de vista confesional. Por los que es predecible que cada circunscripción elija a los candidatos que pertenece a la misma comunidad religiosa.
El nuevo sistema electoral no afecta a la regla - incluida en los Acuerdos de Taif, con la que en 1989 fue sancionado el final de la guerra civil - que establece que la mitad de los 128 miembros del Parlamento deben ser cristianos, y la otra mitad debe estar compuesta por parlamentarios musulmanes - chiíes y suníes - y drusos.
La introducción de la nueva ley electoral es vista por muchos observadores como una victoria política del partido chiita de Hezbolá, que conseguirá hacer pasar políticamente el consenso del que goza en el país. De hecho, también en esta ocasión el acuerdo que ha permitido que el Parlamento apruebe el nuevo sistema electoral ha visto converger los votos de los chiítas de Hezbolá y los del partido político Amal con los votos del partido sunita de Futuro (el partido político del primer ministro Saad Hariri y con los de los dos grandes partidos cristianos maronitas, la Corriente Patriótica Libre - fundada por el presidente libanés Michel Aoun - y las Fuerzas libanesas de Samir Geagea.
El compromiso político entre estas cuatro formaciones políticas representa la base de la “estabilidad” política libanesa, y sobre su resistencia se funda también la posibilidad del Líbano para navegar entre los conflictos y los equilibrios cambiantes de los poderes regionales. Precisamente los cuatro partidos predominantes esperan aumentar el número de sus diputados en el próximo Parlamento, en detrimento de los pequeños partidos y de los candidatos independientes.
La aprobación de la ley electoral permitirá a los libaneses poder ir a las urnas para elegir a los nuevos diputados. La Asamblea Parlamentaria actual está trabajando en régimen de prórroga desde hace ya cuatro años. La última vez que fue prolongado fue en noviembre de 2014. Las elecciones ya han sido fijadas para mayo de 2018. (GV) (Agencia Fides 17/6/2017).


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network