ASIA/INDIA - Se niega la justicia a las víctimas cristianos en Orissa

jueves, 6 abril 2017 minorías religiosas   violencia   hinduismo   derechos humanos   justicia   mártires   cristianismo   persecuciones  

Nueva Delhi (Agencia Fides) – “Hay muchos incidentes poco conocidos y que no se cuentan pero que suceden en el distrito de Kandhamal. Se ha negado la justicia a las personas más vulnerables y marginadas como los adivasi y los dalit cristianos. Los pobres y los marginados no reciben justicia. Es un problema grave que debe preocuparnos a todos si queremos salvar la Constitución de la India. El viejo dicho es verdad: justicia demorada es justicia denegada”. Así lo afirma a la Agencia Fides A.P. Saha, un juez del Tribunal Superior de Delhi, presentando las nuevas investigaciones sobre las masacres que ocurrieron en Orissa contra los cristianos en el año 2008. La investigación, firmada y publicada por dos autoras, las abogadas Vrinda Grover y Saumya Uma, ofrece detalles e historias inéditas, revelando las deficiencias en la administración de la justicia a las víctimas.
Al comentar la publicación, John Rebeka, activista por los derechos humanos, recuerda la extensión y las consecuencias de aquella campaña de violencia: “La violencia en Kandhamal ha afectado gravemente a mujeres y niños, obstaculizando el camino de la educación. 600 aldeas fueron destruidas, 5.600 casas fueron saqueadas, 295 iglesias y otros lugares de culto, 13 escuelas y hogares para leprosos fueron destruidos. Alrededor de 56.000 cristianos de Kandhamal se han convertido en personas sin hogar. A los fieles que se les dijo que la condición para permanecer en ese distrito era convertirse en hindúes. Esta es la trágica realidad de Kandhamal”. “El sistema judicial es lento en el asegurar la justicia a las minorías en el país”, declara el abogado Ramachandran, invocando el “derecho a la libertad de religión consagrado en el artículo 25 de la Constitución de la India”.
Hablando de su propia investigación, la abogado Saumya Uma observa a la Agencia Fides: “los fundamentalistas hindúes han intimidado a los testigos en los tribunales, amenazándolos con la muerte. No había un ambiente propicio para dar el propio testimonio. Como resultado de ello, todos los casos más graves, o con el mayor número de acusados, se han resuelto con la archivación o la absolución. Actualmente los acusados se mueven libremente, mientras que las víctimas inocentes viven con miedo y escondiéndose. Esta es la situación real en Kandhamal, nueve años después de los episodios violentos. Entre los hindúes y cristianos en las comunidades locales todavía hay que recuperar la confianza y la hermandad”.
La abogado Vrinda Grover, otra de las autoras de la investigación, dice a la Agencia Fides: “He investigado sobre la violencia en Kandhamal: existen responsabilidades de la administración civil y judicial. La administración del distrito estuvo paralizada durante tres o cuatro días. No se dio ninguna ayuda a las víctimas. Las víctimas, que huyeron a los bosques, se vieron privados de los servicios mínimos, como alimentos y agua”. Los autores hablan desde una perspectiva que no es confesional o comunitaria, declaran actuar “por el ser humano y la humanidad”. Las dos expertas legales han lanzado un llamamiento para que se haga justicia, “con la re-apertura de las causas judiciales de las víctimas de Orissa". (PA-PN) (Agencia Fides 6/4/2017)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network
minorías religiosas


violencia


hinduismo


derechos humanos


justicia


mártires


cristianismo


persecuciones