ASIA/FILIPINAS - La Camera aprueba la pena de muerte: la iglesia esta “de luto”

miércoles, 8 marzo 2017 pena de muerte   derechos humanos   iglesias locales   diálogo   política   vida humana  

Manila (Agencia Fides) – La Iglesia católica filipina está “de luto” después de que la Cámara de Representantes ha aprobado – en la tercera lectura - el restablecimiento de la pena de muerte en la nación. En la votación de ayer, 7 de marzo, 217 miembros de la Cámara votaron “sí” al proyecto de ley que establece la pena de muerte por delitos relacionados con las drogas, 54 dieron un voto negativo y uno se abstuvo. La ley ha sido promovida por la alianza de gobierno que apoya al presidente Rodrigo Duterte y fuertemente apoyado por éste. Ahora el proyecto de ley pasará al Senado, a la asamblea compuesta de 24 miembros, en el que el partido de Duterte tiene la mayoría.
El Arzobispo Sócrates Villegas, Presidente de la Conferencia Episcopal de Filipinas, ha dicho que esta decepcionado porque la Cámara “ha dado el permiso al estado para matar” y ha afirmado que los obispos “no nos sentimos derrotados ni podremos ser silenciados”.
“En medio de la Cuaresma - señaló un comunicado de los Obispos – nos preparamos para celebrar el triunfo de la vida sobre la muerte, y mientras estamos entristecidos porque la Cámara ha votado en favor de la pena capital, nuestra fe nos asegura que la vida triunfará”. Los pastores llaman a los fieles a una movilización general para manifestar “el espíritu de oposición” a la pena de muerte. También piden a los abogados, jueces y juristas católicos “que consientan que la dulzura del Evangelio ilumine su trabajo y la aplicación de la ley”, “llevando vida en su servicio a la sociedad”.
Rodolfo Diamante, secretario ejecutivo de la Comisión episcopal para la Pastoral prisiones, ha declarado que “los legisladores han perseguido sus intereses personales y no el bien común”, “sacrificando su conciencia y sus principios”.
La pena capital fue introducida en la ley de Filipinas, en 1946, y se mantuvo en vigor durante el período de la dictadura de Ferdinand Marcos. Fue suspendido en 1987 durante el gobierno de Corazón Aquino y luego volvió a introducirse durante el gobierno de Ramos para los “crímenes atroces”. Durante la presidencia de Joseph Estrada, en 1999, se produjo la ejecución de Leo Echegaray, tras lo cual se concedió una nueva moratoria. En 2006, el gobierno de Gloria Macapagal Arroyo firmó la abolición de la pena de muerte antes de visitar al Papa Benedicto XVI. Desde 2006, Filipinas ha apoyado la causa abolicionista, promoviendo diversas iniciativas en el ámbito internacional e incluso obteniendo la conmutación de las penas de muerte impuestas a ciudadanos filipinos en el extranjero. (PA) (Agencia Fides 8/3/2017)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network