AMÉRICA/BRASIL - Nuevo frente misionero en Amazonia para los misioneros italianos fidei donum

miércoles, 8 febrero 2017

GaetanoBorgo

Boa Vista (Agencia Fides) – “El corazón de la Iglesia de Roraima, al extremo norte de la Amazonia brasileña, ha exultado de alegría por la calidez de la acogida de la iglesias hermana de Padua que el sábado 21 de enero, ha sellado su compromiso de abrir un nuevo frente misionero en este rincón de la Amazonia, en la frontera con Venezuela y la Guayana inglesa”. Lo explica a la Agencia Fides don Lucio Nicoletto, primer misionero fidei-donum de la diócesis de Padua, que junto con don Benedetto Maria Zampieri, dirige la parroquia São José Operario, en la ciudad de Caracaraí, casi al centro de la diócesis de Roraima, la única que en Brasil, posee un territorio que corresponde al estado del mismo nombre, perteneciente a la República federal de Brasil.
“El camino que ha llevado a la diócesis de Padua a madurar esta decisión ha sido largo y doloroso”, dice Don Lucio. “En Brasil desde 1953, los misioneros de Padua se han dedicado principalmente al territorio de la Baixada Fluminense, en las afueras de Río de Janeiro. Pero ya en los años ochenta apareció entre ellos la necesidad de no reducir la visión y el compromiso misionero sólo a esta área específica Brasil. Hoy, después de años de reflexión, oración y diálogo, las iglesias de Padua y Roraima dan gracias al Señor por esta epifanía del Espíritu que se manifiesta de forma visible en el compromiso misionero entre dos Iglesias en el diálogo y en la cooperación. En este contexto, no se puede olvidar el verdadero sacrificio del P. Ruggero Ruvoletto, fidei donum de Padua brutalmente asesinados en Manaos en septiembre de 2009. A través de su experiencia misionera en Manaus, ya trabajaba para abrir los ojos y el corazón de la Iglesia de Padua con el fin de que fuese capaz de acoger el grito de los pueblos amazónicos inmersos en un contexto de injusticia social y explotación del medio ambiente sin precedentes. Su sangre, un signo de martirio y de profecía, nos recuerda la dimensión misionera de todo bautizado y de toda la Iglesia, una dimensión que se convierte en profecía sobre todo cuando acoge el grito de los pobres y oprimidos del mundo y renueva la opción a caminar con ellos por causa de Cristo”. (LN/AP) (Agencia Fides 8/2/2017)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network