AMÉRICA/REPÚBLICA DOMINICANA - Carta pastoral: ¡ninguna violencia contra la mujer, respetar su dignidad!

miércoles, 18 enero 2017 mujeres   desarrollo   obispos  

La mujer en la Sociedad Dominicana

Santo Domingo (Agencia Fides) – Para la gran fiesta patronal de la Virgen de la Altagracia, que se celebra el 21 de enero en la República Dominicana, la Conferencia Episcopal ha preparado una carta pastoral titulada “Mujer en la Sociedad Dominicana”. Sin pretender agotar el tema en cualquier contexto social, la carta presenta los aspectos más importantes y los desafíos más apremiantes a los que se enfrentan las mujeres y la promoción de su dignidad humana.
"La mujer dominicana es casi la mitad de la población nacional: 50.2% es masculina, y el 49.8% es femenina. El deterioro familiar ha incrementado el liderazgo exclusivamente femenino en los hogares. Ella asume tareas de proveer y cuidar, realidad que exige trabajos informales para garantizar flexibilidad de horario; las estadísticas muestran mejorías en las viviendas que estas mujeres lideran. La mujer se encarga de la predicción y la gestión de la casa sin horarios y sin embargo, se preocupa también de su formación profesional: el 62,8% de las mujeres se graduan contra el 37,2% de los hombres”.
"Por otro lado, notamos que una espiral de violencia invade los espacios de la sociedad dominicana – prosiguen - dicha violencia alcanza diversos escenarios, entre ellos: el intrafamiliar; el laboral; el vinculado a un contexto social y cultural”. "Las élites de ciertos países ricos, dueños de los grandes laboratorios y fábricas de armas mortales, bajo el pretexto de la “superpoblación con el apoyo de organismos internacionales de prestigio, se han inventado la ideología de género, cuyo propósito principal encubierto es destruir la familia y arrasar con todos los principios éticos y morales" escriben los obispos.
“No obstante lo anterior, a pesar de todas estas dificultades, nuestras mujeres, generosas y trabajadoras están llenas de esperanza, con la conciencia de que todo su sufrimiento no será en vano y que llegará el día en que se encenderá la luz de la resurrección en nuestro pueblo, y habrá respeto a la dignidad humana, oportunidad de educación y de trabajo para todos, y donde florecerán la unidad, el amor, la paz y la felicidad para todas nuestras familias dominicanas”.
“¡Nada de violencia contra la mujer, que no seamos capaces de dañar tan hermosa obra del Creador! – concluyen los obispos -. Pedimos a las autoridades mantenerse vigilantes, para que la eficaz aplicación de la ley impida a los violentos hacer más daño a una parte tan vital de nuestra sociedad”. (CE) (Agencia Fides, 18/01/2017)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network