ASIA/FILIPINAS - De la “smokey mountain” han nacido centros de asistencia para enfermos y niños discapacitados

sábado, 10 diciembre 2016 institutos misioneros   desarrollo   sanidad   jóvenes   desnutrición   enfermedades  

Donorione.org

Manila (Agencia Fides) – En octubre de 1991, es decir hace 25 años, dos sacerdotes misioneros italianos de la Pequeña Obra de la Divina Providencia, junto con dos laicos, llegaron a las Filipinas, en la zona de la “smokey mountain”, el vertedero de Manila, barrio de Tondo, comenzando así la misión de la Obra en las Filipinas, en una situación particularmente difícil por varias razones.
“Cuando llegamos, - escribe d. Oreste Ferrari, en la nota recibida en la Agencia Fides -, la actividad del vertedero en Tondo había sido cerrada porque estaba demasiado cerca del centro de la ciudad y transferida a Payatas donde unos pocos meses más tarde llegaron los Padres Vicentinos (precisamente al vertedero) y nosotros a la zona de al lado. Se trataba de nuevas áreas, abusivas e insanas, pero donde vivían y trabajaban casi 100.000 personas, de las cuales 40.000 en nuestra parroquia”. En el primer año fueron creados un par de guarderías, y en el tercero, con la ayuda de una religiosa alemana, un ambulatorio para pacientes con tuberculosis, dado que la enfermedad era endémica por las condiciones de contaminación del aire. Durante el cuarto año vio la luz un segundo polo, a unos 15 kilómetros, donde se realizó la casa de formación y un hogar para niños discapacitados, ahora conocido como el Cotolengo Filipino.
Por el momento, continúa diciendo don Ferrari, la congregación está presente con 8 religiosos en tres localidades. En Payatas, la primera obra, está la parroquia con más de 150 mil personas y las obras sociales colindantes. En las 14 capillas en las que trabajamos están activos 9 “feeding programmes”, es decir, lugares en los que alrededor de 400 niños desnutridos reciben tratamiento y una comida diaria. Luego hay dos clínicas y apoyo para muchos niños con el pago de las cuotas escolares y materiales educativos. A unos 15 kilómetros, en Montalban (Rizal), está una casa de formación para nuestros estudiantes, que provienen de las Filipinas, pero también de la India y Kenia. En el mismo campus se encuentra la casa para niños discapacitados en la que viven 35 niños con discapacidad física profunda y problemas mentales y donde otros, externos, reciben terapias educativas y de rehabilitación.
Por último, en la ciudad de Lucena (Quezón) trabajan en dos capillas con 4 “feeding programmes” y becas como las de Payatas, pero también con un centro donde los niños de todas las edades pueden asistir a cursos de matemáticas, inglés, informática y música. (SL) (Agencia Fides 10/12/2016)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network