EUROPA/ITALIA - Don Andrea Santoro: hombre, creyente, pastor y testimonio del Evangelio

lunes, 28 noviembre 2016 mártires   evangelización   ecumenismo  

Associazione don Andrea Santoro

Roma (Agencia Fides) – “Lo sucedido aquel 5 de febrero de hace diez años en la iglesia de Trabzon ha conmovido y herido mucho más allá de los confines de la diócesis de Roma y de la Vicaría de Anatolia en Turquía, pero se trata de una herida de la que está brotando un bien espiritual para muchos, como ha recordado el Papa Francisco durante una audiencia general. De estos signos del Espíritu la Iglesia de Roma está llamada a interrogarse y a reflexionar, pero cada uno de nosotros tiene que alimentar la llama encendida en el corazón por el Señor, también gracias al sacrificio de don Andrea”. Estas son las palabras del Card. Leonardo Sandri, Prefecto de la Congregación para las iglesias Orientales, durante la Celebración Eucarística que ha presidido ayer en la Basílica de la Santa Cruz en Jerusalén de Roma, como conclusión de las iniciativas puesta en marcha por el X aniversario de la muerte de don Andrea.
Don Andrea Santoro, párroco y luego sacerdote Fidei donum de la diócesis de Roma, fue asesinado en Trabzon (Turquía) el 5 de febrero de 2006 mientras rezaba en la iglesia de Sancta Maria Kilisesi, que le había sido encomendada. En el 2003 había fundado la asociación "Ventana para el Medio Oriente": un grupo dedicado al estudio, oración y diálogo para facilitar el encuentro entre el mundo occidental y Oriente Medio (véase Fides 6/2/2006; 7/2/2006; 8/2/2006; 9/2/2006; 10/2/2006).
El Card. Sandri ha subrayado en su homilía que don Andrea “fue capaz de encender el fuego de la Palabra de Dios y de la caridad en la comunidad que dirigía, pero quiso emprender el camino del Evangelio, viajando él mismo, como sacerdote fidei donum de esta diócesis, a Oriente. Los eventos que se han organizado en colaboración con la Vicaría de Roma en este año nos han permitido centrarnos en los aspectos más destacados de su perfil como hombre, creyente, pastor y testigo del Evangelio”.
En estos diez años transcurridos desde su muerte violenta, muchos han querido conocer y profundizar en su figura y en su espiritualidad, “pero lo que más impacta, ha dicho el Cardenal - es como incluso personas que nunca habían tenido nada que ver con él se han acercado, o alguno, como sacerdote, ha querido recorrer sus pasos hacia Oriente”. (SL) (Agencia Fides 28/11/2016)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network