AMERICA/BRASIL - Es injusto hacer pagar la deuda pública que está fuera de control a los trabajadores y los pobres

sábado, 29 octubre 2016 conferencias episcopales   trabajo   pobreza  

CNBB

Brasilia (Agencia Fides) - “La Pec 241 es injusta y selectiva, ya que hace pagar la deuda pública que está fuera de control a los trabajadores y los pobres, es decir, a aquellos que en realidad están más necesitados de que el estado garantice sus derechos constitucionales”.
Esta es la opinión del Consejo Permanente de la Conferencia Episcopal de Brasil (CNBB) sobre la propuesta de enmienda a la Constitución, la llamada “Pec 241”, que ya ha sido aprobada por la Cámara y ahora está bajo examen en el Senado.
Para volver a equilibrar la deuda pública, la medida prevé para los próximos 20 años, empezando a partir del 2017, un tope de gastos en sectores clave del Estado como la educación, la salud, las infraestructuras, la seguridad y otros. “En práctica, esto significa que no se podrá realizar ningún aumento real de inversión en etas áreas primarias durante dos décadas”, escriben los obispos en el comunicado emitido al final de su reunión celebrada del 25 al 27 de octubre, comentando que “sin embargo, no se menciona un límite máximo en los ingresos financieros, tales como el pago de intereses de la deuda pública”.
La Pec 241 “sobrevalora el mercado en detrimento del Estado” corriendo el riesgo de promover una “idolatría del mercado”, en oposición a la doctrina social de la Iglesia. “Es posible invertir en el camino de aprobación de la Pec, que debe ser discutida de forma amplia y democrática - continúa el texto recibido en la Agencia Fides -. La movilización popular y una sociedad civil organizada son fundamentales para superar la crisis económica y política. Esta vez, el Senado Federal tiene la responsabilidad de dialogar extensamente con la sociedad sobre las consecuencias de la Pec 241”.
El comunicado, firmado por el Presidente de la CNBB, Su Exc. Mons. Sergio da Rocha, arzobispo de Brasilia; por el vicepresidente Su Exc. Mons. Murilo Krieger, arzobispo de Salvador, Bahia, y por el Secretario General, Su Exc. Mons. Leonardo Ulrich Steiner, obispo auxiliar de Brasilia, concluye afirmando que “la CNBB seguirá acompañando este proceso, poniéndose a disposición para buscar una solución que garantice los derechos de todos, y no recaiga sobre los más pobres”. (SL) (Agencia Fides 29/10/2016)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network