ASIA/IRAQ - Oración ecuménica por la liberación de Mosul. El patriarca caldeo: que el 2017 sea “el Año de la Paz iraquí”

miércoles, 26 octubre 2016 guerras   yihadistas   sectarismo  

saintadday.com

Erbil (Agencia Fides) – El 2017 como “Año de la paz”, celebrado por las iglesias y por las comunidades cristianas presentes en Iraq para favorecer la reconciliación nacional y salvar el país de las fuerzas centrífugas que pudieran continuar a amenazar la unidad nacional, incluso después de la liberación de Mosul y de la Llanura de Nínive del dominio yihadista. Esta es la propuesta “operativa” lanzada por el patriarca caldeo Louis Raphael I Sako durante el encuentro de oración ecuménico por la liberación de Mosul, celebrado ayer en Ankawa, suburbio de Erbil donde viven en su mayoría cristianos.
A esta oración ecuménica, realizada en la iglesia dedicada a María, Madre del Perpetuo Socorro, han estado presentes, entre otros, Mar Gewargis III Sliwa, Patriarca de la Iglesia Asiria de Oriente, sacerdotes, religiosos y religiosas y numerosos laicos, así como Nicodemus Daoud Matti Sharaf, metropolitano sirio ortodoxo de Mosul, junto con sacerdotes, religiosos y políticos cristianos. Después de la recitación de los salmos y de la lectura de un pasaje del Evangelio de San Juan, el patriarca caldeo Louis Rafael, en su discurso, ha expresado la esperanza compartida por todos de que el proceso de liberación se produzca a corto plazo, y causando el menor número posible de pérdidas humanas.
El primado de la Iglesia caldea ha expresado su agradecimiento a todas las fuerzas implicadas en la operación militar, haciendo referencia explícita tanto al ejército regular de Iraq como a las milicias kurdas Peshmerga, y citando a los soldados “cristianos y musulmanes, árabes, kurdos y turcomanos”. El Patriarca también ha expresado su intención de proclamar el 2017 como “Año de la paz iraquí”, con momentos de oración ecuménica e iniciativas eclesiales compartidas para alimentar la “cultura de la paz y la convivencia” en este país desgarrado por la violencia sectaria.
Precisamente la liberación de Mosul, que ha unido fuerzas diferentes, en opinión del patriarca Raphael Louis puede convertirse en el comienzo de un proceso de reconciliación nacional basado en las perspectivas y puntos compartidos, para recuperar la estabilidad y la unidad perdida. El primado de la Iglesia caldea ha presagiado la creación de un comité que reúna a representantes de la vida política, social, religiosa y cultural, llamados a volver a diseñar juntos el futuro de la región liberada del Daesh, en diálogo tanto con el gobierno central como con la de la Comunidad Autónoma del Kurdistán iraquí.
En su discurso, el Patriarca ha recordado también la urgente necesidad de salvaguardar, con iniciativas concretas - y no con discursos – la situación de los cristianos que huyeron de Mosul y de las ciudades de la Llanura de Nínive ante el avance de las milicias yihadistas, tratando de evitar que esta distancia temporal obligada de sus hogares no se conviertan en algo permanente.
Según el primado de la Iglesia caldea, toda la nación iraquí, en sus diferentes componentes étnicos y religiosos, debe “aprender la lección” y aprovechar la oportunidad ofrecida por la liberación histórica de Mosul para comenzar la construcción de un verdadero Estado de derecho, fundado en el principio de la ciudadanía y las garantías de la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley, sin discriminación alguna. (GV) (Agencia Fides 26/10/2016)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network