VATICANO - El Papa Francisco: “¡Hoy es tiempo de misión, es tiempo de coraje!”

lunes, 24 octubre 2016 jornada mundial de las misiones  

OSSROM

Ciudad del Vaticano (Agencia Fides) – Antes de rezar la oración mariana del Ángelus con los fieles reunidos en la plaza de San Pedro, el domingo 23 de octubre, el Santo Padre Francisco ha recordado la jornada Mundial de las Misiones, comentando la segunda lectura de la Liturgia del día, que ha presentado la exhortación apostólica de San Pablo a Timoteo, en la cual plantea su propia existencia de apóstol totalmente consagrado a la misión (cfr 2 Tm 4,6-8.16-18).
“En esta narración autobiográfica de san Pablo – ha dicho el Papa - se refleja la Iglesia, especialmente hoy, en la Jornada Misionera Mundial, cuyo tema es 'Iglesia misionera, testimonio de misericordia’. En Pablo la comunidad cristiana encuentra su modelo, en la convicción de que es la presencia del Señor la que volverá eficaz su trabajo apostólico y la obra de evangelización. La experiencia del Apóstol de las Gentes nos recuerda que debemos empeñarnos en las actividades pastorales y misioneras, de una parte, como si el resultado dependiera de nuestros esfuerzos, con el espíritu de sacrificio del atleta que no se detiene ni siquiera delante a las derrotas; pero de otra, sabiendo que el verdadero éxito de nuestra misión es el don de la Gracia: es el Espíritu Santo quien vuelve eficaz la misión de la Iglesia en el mundo.
¡Hoy es tiempo de misión, es tiempo de coraje!, coraje de reforzar los pasos vacilantes, de retomar el gusto por dedicarse al Evangelio, de retomar confianza en la fuerza que la misión lleva consigo. Es tiempo de coraje, si bien el hecho de tener coraje no significa tener garantizado el éxito. Se nos pide el coraje de luchar, no necesariamente para vencer; para anunciar, no necesariamente para convertir. Se nos pide el coraje para ser alternativos al mundo, sin nunca volvernos polémicos o agresivos. Se nos piede el coraje de abrirnos a todos, sin disminuir nunca lo absoluto y la unicidad de Cristo, único salvador de todos. Se nos pide el coraje de resistir a la incredulidad, sin volvernos arrogantes. Se nos pide también el coraje del publicano del Evangelio de hoy, que con humildad no osaba ni siquiera elevar los ojos al cielo, pero se golpeaba el pecho diciendo: 'Oh Dios, ten piedad de mi pecador'. ¡Hoy es el tiempo del coraje, hoy se necesita coraje!
La Virgen María modelo de la Iglesia “en salida” y dócil al Espíritu Santo, nos ayude a todos a ser, gracias a nuestro Bautismo, discípulos misioneros para llevar el mensaje de la salvación a toda la familia humana”. (SL) (Agencia Fides 24/10/2016)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network