AMERICA/BRASIL - “Seguiremos haciendo lo que hacia el padre João Paulo”: el Obispo de Rondonópolis tras el asesinato del sacerdote

jueves, 13 octubre 2016 violencia   animación misionera   misioneros asesinados  

padre João Paulo Nolli

Rondonópolis (Agencia Fides) – “La muerte violenta del padre João Paulo Nolli ha conmocionado al pueblo de Dios de la diócesis y de toda la ciudad de Rondonópolis. Muchas personas se preguntan: ¿por qué ocurrió? ¿Cuál es el significado? ¿Que sentido tiene? ¿Hay una respuesta? Después de días de oración y meditación de la Palabra de Dios, hemos entendido que la respuesta será siempre parcial y posible sólo a partir de nuestra fe. Así que pedimos a los católicos y a todas las personas de buena voluntad que permanezcan firmes en la fe, para defender los valores, proponiendo una cultura de la paz y la armonía”. Así se lee en la nota publicada por la diócesis de Rondonópolis-Guiratinga (Mato Grosso, Brasil), firmada por el obispo de la diócesis, Su Exc. Mons. Juventino Kestering, con la fecha del 11 de octubre, sobre la trágica muerte del sacerdote.
Según la información recogida por la Agencia Fides, la policía había pedido el silencio a la prensa tras el informe de su desaparición, el sábado, 8 de octubre y el descubrimiento de su cuerpo el domingo siguiente, con claros signos de violencia homicida. La policía detuvo a los presuntos asesinos mientras trataban de vender algunos objetos pertenecientes al sacerdote, los cuales confesaron el robo terminado en homicidio. Los tres jóvenes toxicómanos de 17 años, a los que el padre João Paulo Noll, de 35 años, había recogido en una carretera suburbana para darles un pasaje, le robaron la cartera, el coche y el teléfono móvil, pero la policía todavía está investigando las razones del asesinato.
Debemos dar gracias a Dios, continúa la declaración del obispo, por la obra del Padre João Paulo en su parroquia, en la ciudad, en la diócesis. Reunía a más de 5000 personas en las misas que celebraba, también dirigía el programa de radio y televisión titulado “Dios cuida de mí” (Deus cuida de mim).
“Seguiremos haciendo lo que hacia el padre João Paulo: anunciar el Evangelio de Jesucristo y ser sus testigos, para defender la vida, para llevar la paz y la fraternidad. Cambiando este mundo violento, injusto, en una dimensión más humana, en armonía y convivencia fraterna” concluye Mons. Juventino Kestering. (CE) (Agencia Fides, 13/10/2016)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network