AFRICA/NIGERIA - Jueces corruptos detenidos: “hace falta un proceso claro y transparente para disipar los temores de maniobras anti democráticas”, dice el Cardenal Onaiyekan

martes, 11 octubre 2016 corrupción  

Abuja (Agencia Fides) - “Este caso es una demostración muy clara de la situación confusa en la que vive nuestro país”, dice a la Agencia Fides el cardenal John Onaiyekan, Arzobispo de Abuja, al comentar la detención por cargos de corrupción, de 7 jueces (posteriormente puestos en libertad bajo fianza) por el Department of State Security Service (DSS), el servicio de seguridad Federal de Nigeria. El DSS afirma haber puesto bajo investigación a 15 jueces y de haber incautado 800.000 dólares (715.000 euros) en el curso de las redadas en los domicilios de los sospechosos.
“El estado de confusión – explica el cardenal a Fides - deriva del hecho de que por un lado existe la corrupción rampante, incluso dentro del poder judicial; por otro lado estas detenciones han provocado un acalorado debate sobre lo que dice la Constitución en lo que respecta a las acusaciones contra los jueces”. “Entre los jueces que están bajo investigación, se encuentran algunos que forman parte de la Corte Suprema. Por lo tanto, la crisis es muy grave”, dice el cardenal.
El Consejo Nacional de la Magistratura y varios abogados defensores de los derechos humanos han criticado la investigación alegando que temen que forme parte de una maniobra para intimidar a la magistratura por parte del poder ejecutivo.
“Es bien sabido, los que tienen dinero pueden obtener una sentencia favorable. En mi opinión, es hora de que los jueces corruptos sean expulsados del poder judicial, después de un proceso claro y transparente, de modo que todo el país sepa de que se trata”, ha dicho el cardenal Onaiyekan. “Los jueces corruptos son pocos y deben ser perseguidos por la ley, para que otros puedan seguir haciendo su trabajo”.
El Presidente Muhammadu Buhari ha lanzado una importante campaña contra la corrupción que ha sido bien recibida por la Conferencia Episcopal. Según el purpurado, “el problema es que el gobierno y las agencias que se dedican a la lucha contra la corrupción realizan acciones que no parecen respetar el estado de derecho. Porque para la ley nigeriana un acusado es inocente hasta que su culpabilidad sea probada en los tribunales”.
“Para evitar que las sospechas recaigan sobre todo el poder judicial, se debe seguir los procedimientos legales y llevar rápidamente a los acusados ante juicio. Tenemos que evitar hacer sufrir a la nación de Nigeria”, concluye el cardenal (L.M.) (Agencia Fides 11/10/2016)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network