AFRICA/GHANA - “El land grabbing; ¿amenaza o posibilidad de desarrollo?” Conferencia de Cáritas en Acra

jueves, 25 agosto 2016

Don Aniedi Okure

Acra (Agencia Fides) - “Desenmascarar el land grabbing (acaparamiento de tierras) en Ghana; restablecer las condiciones de vida; abrir el camino a los objetivos de desarrollo sostenible”. Es el título del foro organizado por Cáritas Ghana bajo el patrocinio de la Conferencia Episcopal local que ha iniciado el 23 de agosto en Acra.
Durante los trabajos se discutirá sobre los resultados de una investigación de seis meses realizada por Cáritas Ghana en colaboración con el Centre for Indigenous Knowledge on Development (CIKOD) y la Africa Faith and Justice Network (AF&JN).
En su informe al foro don Aniedi Okure, director ejecutivo de la Africa Faith and Justice Network señala que África es el continente más ambicionado para las compras de tierras a gran escala. “Más de 10 millones de hectáreas, la mayoría en países del Este y del Oeste, han sido compradas por inversores de Oriente Medio en busca de lugares de producción de alimentos y piensos; del Reino Unido y Asia (India, China, Malasia) para la producción de biocombustibles; por empresas privadas para la producción de azúcar, arroz, caucho, aceite de palma y jatrofa, así como para pastos”.
Las consecuencias para las comunidades locales son duras, debido a que las tierras compradas por inversores extranjeros con frecuencia eran tierras comunitarias utilizadas para el cultivo de grano destinado al consumo local. Además, estas tierras se encuentran principalmente a lo largo de los cursos de agua y son las zonas más fértiles y densamente pobladas, en las que es fácil reclutar a trabajadores con salarios mínimos, para producir cereales y otros productos que no están destinados al consumo local, sino para la exportación.
Como resultado, las comunidades pierden su autosuficiencia alimentaria convirtiéndose en empleados con los salarios ofrecidos por los inversores extranjeros que, como subraya don Okure, tienen en cuenta sus intereses y no los de la población local, a pesar de que a menudo prometen traer “desarrollo” y trabajar por el bien de las comunidades locales.
El sacerdote afirma que el acaparamiento de tierras ya está causando conflictos entre las comunidades locales, que ven restringidos sus espacios vitales. Don Okure cita el caso de una zona de la Sierra Leona, donde una comunidad que ha vendido sus tierras comunes a los inversores extranjeros, ahora ni siquiera tiene espacio para enterrar a sus seres queridos y para hacerlo, ha invadido las tierras de una comunidad limítrofe, provocando tensiones con los vecinos. (L.M.) (Agencia Fides 25/8/2016)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network