AFRICA/SUDAN DEL SUR - Miles de desplazados en las iglesias, emergencia humanitaria en Juba tras el cese de los enfrentamientos  

martes, 12 julio 2016 grupos armados  

MIL Mi-24 Hind sobrevolando Juba

Juba (Agencia Fides) - Ha regresado la calma a Juba, capital de Sudán del Sur, devastada por días de combate (véase Fides 11/7/2016), después de que ayer por la noche, el presidente Salva Kiir y el primer vicepresidente Riek Machar, declarasen el alto el fuego.
“Machar ha concedido una entrevista desde una localidad que no ha querido revelar, pero que se supone que está en Juba o sus proximidades, en la que ha reafirmado su compromiso con el alto el fuego”, dicen fuentes de la Iglesia local a la Agencia Fides. “En la ciudad ahora parece reinar la calma, aunque entre gran tensión. Los saqueos que han acompañado y sucedido la lucha han sido de grandes proporciones. Los responsables son soldados del gobierno y sus milicias aliadas, que han prevalecido sobre las fuerzas de Machar. No podía ser de otra manera, porque las fuerzas de Machar eran sólo unos 1.500 combatientes con armas ligeras, mientras que los soldados del gobierno son mucho más numerosas y están equipados con armas pesadas, incluyendo helicópteros de combate y vehículos blindados”.
“Ha sido una masacre - continuan nuestras fuentes - aunque todavía no se sabe el número de víctimas. La cuestión más urgente es humanitaria, falta el agua potable. Miles de personas se han refugiado en las iglesias y se está tratando de ofrecer ayuda, a pesar de las mil dificultades. La Cruz Roja Internacional ha sido capaz de enviar a sus equipos a los dos hospitales principales, que reciben a los heridos de los últimos días de lucha”.
A pesar del alto el fuego, varias embajadas están evacuando a sus connacionales, y a parte de su personal. Entre los países que han dado órdenes para evacuar a sus ciudadanos está Japón, que desde hace un par de años ha iniciado importantes proyectos humanitarios y de desarrollo en Sudán del Sur.
La fuga de extranjeros se debe a la falta de seguridad en primer lugar, pero también a la falta de alimentos y otros bienes debido al saqueo de tiendas. Se trata de una situación que ya se ha experimentado en otras áreas de Sudán del Sur. La lucha tiene consecuencias a largo plazo que afectan profundamente a la población que se ve depredada y privada de asistencia”, concluye la fuente de Fides. (L.M.) (Agencia Fides 12/7/2016)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network