ASIA/IRAQ - El Patriarca caldeo sobre el informe Chilcot: la intervención occidental del 2003 ha desatado el infierno en el que vivimos

sábado, 9 julio 2016 guerras  

Youtube.com

Baghdad (Agencia Fides) – La intervención militar liderada por Occidente contra Saddam Hiussein en 2003 “ha provocado el círculo vicioso en el que estamos hoy”. Por ello el 'Informe Chilcot', publicado en los últimos días, orientado a reconstruir los escenarios y el origen de la participación del ejército de Londres en esa guerra “es un paso positivo, ya que es importante reconocer los errores del pasado, para no cometerlos de nuevo”. Así lo declara a la Agencia Fides el Patriarca Caldeo Louis Raphael I con respecto al documento elaborado por la Comisión de Investigación presidida por Sir John Chilcot, que en los últimos días ha documentado que la acción militar contra el régimen iraquí decidida en esa ocasión por el gobierno británico liderado por Tony Blair era inoportuna e ilegitima.
El ex primer ministro británico, ante los resultados de la investigación llevada a cabo por la institución, después de un trabajo de casi siete años, se ha defendido afirmando que ahora “estaríamos en una situación peor si no hubiéramos intervenido”. Pero según el primado de la Iglesia caldea, basta con mirar la realidad sin necesidad de gafas ideológicas para medir la falta de fiabilidad total de esta declaración: “Tenemos un país destruido, cuatro millones de refugiados solo de Iraq, conflictos que perturban Siria y Yemen. Los cristianos en Iraq antes de la guerra eran un millón y medio, ahora son menos de medio millón, y muchos de ellos viven como refugiados lejos de sus hogares. No hay trabajo, las economías de países enteros se caen a pedazos, las instituciones están paralizadas, el patrimonio cultural milenario ha sido destruido. Me pregunto con qué cara se puede decir que la guerra ha sido buena para Oriente Medio”.
Según el patriarca caldeo, la problematica yihadista que está perjudicando a pueblos enteros también es de alguna manera un efecto colateral de la invasión militar de Iraq del 2003: “En el vacío que se ha creado” observa el primado de la Iglesia caldea “los yihadistas han encontrado espacio para arraigar su propuesta ideológica aún más aberrante, la del estado islámico. Se trata de una deriva sectaria que también envenena toda la convivencia. Basta pensar que ahora, las supuestas 'soluciones' a los conflictos en curso puntan a cantonizar Iraq y otras zonas del Oriente Medio sobre una base sectaria”.
Según el Patriarca Louis Raphael, uno de los factores que alimentaron el conflicto de 2003 y la gestión imprudente de la posguerra fue la abstracción ideológica con la que se hacia propaganda a la guerra como matrona de la democracia. “El camino hacia la democracia, los derechos y las libertades es largo y cansado, como se muestra con precisión en la historia de Europa y Occidente. La pretensión de imponer estos valores de una manera mecánica, sin respetar los tiempos y las características culturales de nuestros pueblos, ha ayudado a alimentar el desastre en el que nos encontramos”.
En 2003 Papa Juan Pablo II y la Santa Sede expresaron con fuerza su oposición a la intervención militar, considerándolo como una decisión equivocada y cargada de consecuencias devastadoras. “Los círculos occidentales”, recuerda hoy el Patriarca Louis Raphael “habían elogiado al Papa como su 'aliado' contra el comunismo, pero cuando dijo que la Guerra del Golfo sólo traería desgracias no le escucharon. Es el destino de las voces proféticas, que el poder busca suprimir, cuando no las puede utilizar. Y de alguna manera es lo mismo que sucedió a Jesús. Y, sin embargo escuchando esas voces, también podemos encontrar hoy el camino perdido de la coexistencia pacífica, lo que ayuda a preservar el bien de todos” (GV) (Agencia Fides 9/7/2016).


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network