ASIA/IRAQ - Los cristianos continúa denunciando: en el Kurdistán iraquí nuestras tierras confiscadas por clanes y embaucadores kurdos

jueves, 7 julio 2016 discriminación  

ankawa.com

Dohuk (Agencia Fides) – Cristianos sirios, asirios e iraquíes que residen en el Kurdistán iraquí siguen denunciando las expropiaciones ilegales de sus casas y tierras por parte de conciudadanos kurdas, que actúan por su propia cuenta o en colaboración con otros miembros de su clan. El último recurso presentado por los propietarios expropiados ante los órganos judiciales de la Comunidad Autónoma del Kurdistán iraquí fue presentado a mediados de junio, con la petición de que se ponga fin a este fenómeno vergonzoso.
Según el doctor Michael Benjamin, director del Centro de Estudios Ninive, las denuncias presentadas ante las autoridades de la región autónoma del Kurdistán iraquí en los últimos años no han producido ningún cambio: las tierras robadas ilegalmente a los propietarios cristianos en diferentes áreas, ciudades y pueblos de las provincias de Dahuk y Erbil ahora ascienden a miles de acre. “Sólo en la gobernación de Dahuk”, ha declarado Michael Benjamin recientemente a la website Monitor, “hay una lista de 56 pueblos en los que la superficie de la tierra confiscada asciende a 47.000 acres”, mientras que el político Yonadam Kanna, presidente del grupo parlamentario Rafidain, ha observado que “hay más de 60 aldeas cristianas habitadas por no cristianos en toda la región del Kurdistán, y esto contribuye al cambio demográficos en la región”.
El pasado 13 de abril (véase Fides 14/4/2016) varios cientos de cristianos sirios, caldeos y asirios, de la región de Nahla, en la provincia de Dohuk, al norte, organizaron una manifestación frente al Parlamento de la región autónoma del Kurdistán iraquí en protesta por la expropiación ilegal de sus bienes inmobiliarios sufrida en los últimos años a manos de personalidades kurdas influyentes, y denunciada más de una vez - hasta ahora sin éxito - ante un tribunal competente.
Los manifestantes expusieron pancartas y carteles, incluido uno en Inglés con la frase “Los Estados Unidos y los países occidentales son responsables de lo que sucede y se comete contra nuestro pueblo en Iraq”. Las expropiaciones ilegales se dirigen sobre todo a terrenos y casas que pertenecen a los cristianos que han abandonado la zona sobre todo desde los años ochenta del siglo pasado, para escapar de los conflictos regionales y de la violencia sectaria y tribal que estalló con mayor virulencia después de la intervención militar de las coaliciones internacionales. (GV) (Agencia Fides 7/7/2016).


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network