AMERICA/CHILE - Primera mesa de diálogo con los Mapuche, el gobierno pide la intervención de Mons. Vargas

lunes, 4 julio 2016 indígenas   Áreas de crisis   política   pobreza  

Mons. Héctor Eduardo Vargas Bastidas, S.D.B.

Temuco (Agencia Fides) – El gobierno chileno está organizando una inaudita mesa de diálogo para hacer frente al conflicto en la zona Mapuche: lo ha confirmado a la prensa local el obispo de la diócesis de Temuco, Su Exc. Mons. Héctor Eduardo Vargas Bastidas, S.D.B., a quien la Subsecretaria del Interior le ha solicitado que tome parte como principal organizador para contactar a los representantes del mundo mapuche. “Es una iniciativa que surge del gobierno y que debe ser anunciada muy pronto” ha dicho Mons. Vargas.
En esta “primera mesa de diálogo mapuche” en el segundo mandato de la Presidenta Michelle Bachelet, se espera que participen dirigentes mapuches, agricultores y personalidades del mundo académico, como el premio Nacional de Historia, Jorge Pinto. No se descarta que se llame a intervenir a miembros de los forestales y líderes del movimiento mapuche más radical: ambos sectores han sido también contactados por el gobierno, según la nota recibida en la Agencia Fides enviada por una fuente local.
La preocupación de la Iglesia por la situación del pueblo mapuche siempre ha estado presente. En diciembre de 2015, Mons Vargas declaró a la Agencia Fides: “En la Araucanía se vive una situación compleja. Por un lado hay una deuda histórica con el pueblo mapuche. Por otro lado, los actos de violencia aumentan y se propagan, con todos los problemas que esto conlleva. Sólo en la diócesis de Temuco, las actividades pastorales llegan a un millar de comunidades mapuches. Este trabajo también implica mejorar la dignidad, la cultura y los derechos del pueblo mapuche, promoviendo instituciones que mejoren su calidad de vida, tales como la formación de micro-empresas y aumentar la productividad de sus tierras” (véase Fides 19/12/2015).
En la Araucanía chilena, el llamado “conflicto mapuche” mantienen enfrentados desde los años 90 al grupo étnico más grande e importante del país, contra los agricultores y empresarios, debido a la propiedad de la tierra, considerada por los Mapuche un “patrimonio ancestral”. En las últimas semanas se han producido varios incidentes de choques violentos entre indígenas mapuches y miembros de algunas de las comunidades de los agricultores locales (véase Fides 18/04/2016 y 24/05/2016).
(CE) (Agencia Fides, 04/07/2016)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network