AFRICA/NIGERIA - “Perdonamos a nuestros enemigos, pero el gobierno nos debe proteger”, dice el Obispo de Nsukka

martes, 21 junio 2016 obispos   grupos armados   masacres  

Abuja (Agencia Fides) - “Nunca en la historia de nuestra comunidad hemos visto algo como esto. Oramos y esperamos que nunca tengamos que ser testigos de una tragedia de esta magnitud”, ha dicho Su Exc. Mons. Godfrey Igwebuike Onah, Obispo de Nsukka, en el Estado de Enugu, al sudeste de Nigeria, en su homilía en el funeral de las víctimas de la masacre del pueblo de Nimbus. La matanza, atribuida a pastores Fulani, tuvo lugar el 25 de abril (véase Fides 2/5/2016), pero los funerales de algunas de las víctimas no se han podido celebrar hasta el 17 de junio.
“Damos gracias a Dios porque algunos de entre nosotros todavía siguen vivos para enterrar y honrar a nuestros muertos. Si nuestros invasores hubiesen continuado por su camino, es probable que no hubiesen dejado a nadie vivo en Nimbo para enterrar a los muertos. Pero gracias a Dios varios habitantes lograron escapar, y algunos de ellos están aquí hoy para dar su último adiós a sus hermanos caídos”.
El obispo invita a la comunidad al perdón: “aunque es difícil perdonar el ataque violento que nos ha causado tanto dolor, sabemos que un espíritu que no perdona no traerá la paz. Rogamos a Dios que nos de la gracia de perdonar y amar a nuestros enemigos”.
Mons. Onah también insta a los fieles a “no tener miedo”, pero añade, “¿cómo no tener miedo cuando se extienden rumores (o tal vez es algo más concreto) de que nuestros atacantes van a volver a nuestras granjas?”. Mons. Onah lanza por tanto un llamamiento al gobierno para que garantice la seguridad a los agricultores y afirma que está en contra de la propuesta que se está debatiendo en el Parlamento Federal de una reserva de pastos para los pastores Fulani en todos los estados de Nigeria (véase Fides 09/06/2016). Según el obispo, “el hombre no vive solamente de la carne”, sino también de los frutos de la tierra, en una clara referencia a la tensión secular entre los pastores nómadas y los agricultores sedentarios que caracterizan a las diferentes regiones de África.
Según Mons. Onah “parece que algunos elementos criminales están utilizando el movimiento de los pastores nómadas como cobertura para atacar a varios pueblos y perpetrar crímenes atroces”. El obispo hace hincapié en que esta violencia tiene que parar porque de lo contrario “la sensación de inseguridad podría dar lugar a una escalada de la violencia y al colapso de la ley y del orden”. (L.M.) (Agencia Fides 21/6/2016)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network