ASIA/MYANMAR - El Arzobispo Bo: “Comunicar la misericordia significa escuchar a nuestra gente”

martes, 14 junio 2016 derechos humanos   minorías religiosas   jubileo de la misericordia   justicia   paz  

Facebook

Yangon (Agencia Fides) – “Tenemos que escuchar a nuestra gente en Myanmar: los musulmanes, los rohingya, los Ma Ba Tha, la Liga Nacional para la Democracia, la sociedad civil, incluso a los que están en contra de la democracia. La escucha es la primera tarea de la comunicación: sirve para construir puentes de curación, para derribar los muros de la incomprensión, para incluir a los excluidos”: ha dicho el arzobispo deYangon, el Card. Charles Maung Bo, durante la Misa celebrada el 12 de junio en ocasión de la jornada para la comunicación, a la que han participado los obispos católicos, los superiores religiosos y todas las personas comprometidas en las varias diócesis birmanas en el campo de la comunicación.
En el mensaje ante la asamblea y enviado por el cardenal a la Agencia Fides, Mons. Bo recuerda: “Los conflictos siguen haciendo estragos en la tierra de los shan, de los kachin y de los karen: tenemos que escuchar las causas profundas de estos conflictos, necesitamos construir puentes entre las culturas, tenemos que llevar la misericordia a los campos de refugiados, tenemos que llevar la justicia a las minas de jade, debemos llevar la paz a las zonas tomadas por el tráfico de drogas. Tenemos que escuchar a las víctimas, pero también a los autores de los crímenes contra la humanidad y comunicar el mensaje de esperanza. En este año jubilar el mensaje de misericordia debe proceder al lado del mensaje de paz”.
Durante las últimas seis décadas – ha recordado el cardenal - las comunicaciones se han visto sofocadas en Myanmar y nos hemos hundido en un tunel de una cultura del silencio. Los albores de la democracia es una bendición, lo cual trae grandes obligaciones para la Iglesia católica, la única organización extendida por todo el país, de norte a sur. Esta obligación es la de llevar la misericordia, proclamar la misericordia”; especialmente “a los refugiados, los migrantes, las víctimas de la trata y de las drogas, víctimas de la violencia étnica y la pobreza”. Aunque una vez se vio obligada al silencio, hoy la Iglesia trae “la elocuencia de la misericordia a través de la comunicación”, ha concluido. (PA) (Agencia Fides 14/6/2016)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network