ASIA/SIRIA - Los cristianos de Hassaké se preparan para poner en funcionamiento el hospital ocupado hasta ahora por las milicias kurdas

sábado, 11 junio 2016 sanidad  

Radio Vaticana

Hassaké (Agencia Fides) – La apertura de los servicios al público está prevista el 1 de enero de 2017: si todo va según lo previsto, en ese momento se completará los trabajos de restauración y en Hassaké, el hospital más grande y mejor equipado de la región noreste de Jazira finalmente comenzará su misión en favor de la población local, destrozada por la guerra, que esta en grave dificultas y que no puede pagar la atención médica. “Es un signo de esperanza y de nuestra determinación de seguir adelante, a pesar de la tragedia que estamos viviendo”, subraya el arzobispo sirio Jacques Behnan Hindo, guía de la Archidiócesis siro-católica de Hassakè-Nisibi.
La historia del hospital de Hassaké es un símbolo de la tremenda situación que está viviendo toda la nación Siria en los últimos años. El proyecto de creación de un centro de salud moderno y eficiente para atender a la población local fue perseguido con determinación por un equipo de 10 médicos, nueve cristianos y un musulmán, que encontraron los fondos y obtuvieron los permisos necesarios. La Archidiócesis siro-católica puso a disposición los terrenos para la construcción del edificio.
La inauguración del hospital había sido proyectada para el año 2011, pero luego todo saltó con el inicio del conflicto. En la evolución trágica de los acontecimientos, el hospital se transformó en una base logística de las milicias kurdas y también fue bombardeado por la artillería del ejército gubernamental, y luego de nuevo bajo el control de los militares kurdos.
“Finalmente, después de difíciles negociaciones” refiere a la Agencia Fides el Arzobispo Jacques Behnan Hindo, “hemos recibido la aseguración por parte de los soldados kurdos de que dejarían libre la estructura, y firmarían el contrato final. Tendremos que restaurar las partes dañadas, pero si todo va bien, podemos abrir el nuevo año con los primeras repartos. Según el proyecto, será el hospital más grande de la región, con 6.000 metros cuadrados de laboratorios y repartos para el tratamiento de enfermedades oncológicas y también cardiológicas. También será una señal importante de que los cristianos pueden y quieren realizar obras que estén siempre al servicio de todos, más allá de cualquier sectarismo”. (GV) (Agencia Fides 11/6/2016).


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network