AFRICA/CONGO RD - “Presidente, detenga las masacres en los territorios de Beni y Luberto”: llamamiento de la sociedad civil

martes, 17 mayo 2016 masacres  

Kinshasa (Agencia Fides) - 1.116 personas han sdio asesinadas violentamente entre octubre de 2014, y mayo de 2016 en el territorio de Beni y Lubero (Kivu del Norte, en el este de República Democrática del Congo) por varios grupos armados, en particular los ruandases del FDLR (Fuerzas Democráticas para liberación de Ruanda) y los de origen ugandés ADF/NALU (Fuerzas Democráticas aliadas). Así lo han denunciado los representantes de la sociedad civil local en una carta al presidente congoleño, Joseph Kabila.
Se trata de un promedio de 60 personas asesinadas cada mes o lo que es lo mismos, dos al día, precisa el documento, cuyo texto ha sido enviado a la Agencia Fides. Además de los muertos, hay 1.470 personas secuestradas de las que no se sabe nada, mientras que 34.297 familias se han tenido que desplazar por la fuerza o están desaparecidas. También hay numerosos casos de violencia sexual contra mujeres y niños.
Los daños materiales ascienden a 1.750 casas incendiadas (en algunos casos con sus residentes aún dentro de ellas); 13 centros de salud quemados (a veces con los pacientes y personal aún en ellos); 27 escuelas destruidas o abandonadas por la fuerza, ocupadas por personas desplazadas o por militares o grupos armados; además de varios pueblos ocupados por milicianos armados. En el territorio de Lubero, denuncia la carta, la guerrilla de las FDLR “está recaudando impuestos por la fuerza”.
La violencia va acompañada “por los movimientos colectivos y sospechosos de poblaciones de una misma etnia y lengua, de origen indeterminada, con la intención algo velada de ocupar las tierras y desmembrar el país” y “el saqueo sistemático de los bienes y recursos naturales”.
Al recordar las responsabilidades de las instituciones del Estado congoleño en el garantizar la seguridad de todos sus habitantes, los representantes de la sociedad civil piden, entre otras cosas, que se evite que los soldados regulares participen en el comercio y la explotación de los recursos naturales de la zona; que se reemplacen las unidades militares nacidos a partir de la incorporación de los ex rebeldes del M23 y otros grupos; que se acelere la repatriación de los rebeldes de las FDLR (L.M.) (Agencia Fides 17/5/2016)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network