VATICANO - El Card. Filoni sobre los Ordinariatos militares en los territorios misioneros

sábado, 30 abril 2016 filoni   conferencias episcopales  

Ciudad del Vaticano (Agencia Fides) – Las comunidades eclesiales definidas como Ordinariato Militar “realizan, el en ambiente específicamente militar, con la movilidad peculiar que lo caracteriza, una presencia y una actividad que encaja perfectamente con el propósito misionero de nuestro Dicasterio. Así lo ha señalado el Card. Fernando Filoni, Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos (CEP), en su discurso pronunciado ayer en Roma, como parte de las iniciativas para el Jubileo de los militares y de la policía, que ha tenido como tema “La situación de los Ordinariatos militares en las regiones dependientes de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos”, en el XXX aniversario de la Constitución Apostólica “Spirituali militum curae”.
El Prefecto del Dicasterio Misionero ha recordado que dependen da la CEP seis Ordinariatos militares: dos en Asia (Corea del Sur e Indonesia), tres en África (Kenia, Sudáfrica y Uganda) y uno en Nueva Zelanda. El Ordinariato de constitución más antiguo es el de Indonesia (25 de diciembre de 1949), mientras que el más reciente es del Corea del Sur (23 de octubre de 1989). El Card. Filoni ha destacado que “en ningún caso, se ha firmado un acuerdo formal con los gobiernos respectivos para la asistencia espiritual de las fuerzas armadas”, lo que los expone a “la incertidumbre de las cambiantes situaciones socio-políticas que se puedan producir”. La asistencia espiritual a los militares también se garantiza en otros países bajo la jurisdicción de la CEP, de acuerdo a diversas formas y medios de iglesias locales.
Deteniéndose en las razones del porque del pequeño número de los Ordinariatos militares (6) en comparación con la inmensidad de los territorios confiados a la Congregación Misionera (1.111), el Card. Filoni ha destacado que “no siempre se dan las condiciones políticas que constituyen el presupuesto necesario para la creación de circunscripciones eclesiásticas militares”. Por otra parte, su creación “depende de la madurez política, del régimen vigente, así como de la relación entre la Iglesia y las autoridades estatales”. Entre otras razones están la inestabilidad gubernamental y, en algunos casos, el miedo de los Obispos a que “el poder político pueda utilizar el Ordinariato castrense para 'domesticar' y 'hacer callar' a la Iglesia y al episcopado”.
Los Ordinariatos militares que dependen de la CEP, excepto el de Corea, “presentan, en la mayoría de los casos, una estructura casi embrionaria”, ha dicho el cardenal, recordando que los seis Ordinarios son todos obispos, y tres de ellos son también Ordinarios de Archidiócesis. Los capellanes militares, poco más de 170, casi todos pertenecen al clero secular, mientras que los religiosos son poco más de cuarenta, la mayoría concentrados en el Ordinariato de Corea del Sur. “En su mayor parte, los capellanes no están encuadrados militarmente (es decir, no tienen grados) y, en general, no están incardinados en el Ordenariato Militar”, ha explicado el cardenal.
El Card. Filoni ha concluido su discurso citando las palabras del Santo Padre Francisco a los participantes del IV Curso de formación de los capellanes militares en el Derecho Internacional Humanitario, palabras que “indican la gran convicción que debe animar a la iglesia y el compromiso que debe asumir, siendo una auténtica iglesia artesana de la paz”. (SL) (Agencia Fides 30/4/2016)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network