AFRICA/SUDAFRICA - Los obispos: “el contrato de los armamentos del 1999 fue inmoral, aunque no se cometiesen fraudes”

sábado, 30 abril 2016

Johannesburgo (Agencia Fides) - “Se podían haber gastado los fondos utilizados para comprar armas en medicamentos antirretrovirales” afirma Su Exc. Mons. Abel Gabuza, obispo de Kimberley y Presidente de la Comisión Justicia y Paz de la Southern African Catholic Bishops’ Conference (SACBC), en un comunicado lanzado al día siguiente de la publicación del informe de la comisión de investigación encargada de verificar si se produjeron irregularidades en el acuerdo del 1999 para la adquisición de grandes cantidades de armas por parte del gobierno de Sudáfrica.
La comisión ha establecido que no hay pruebas de fraudes o de malversación en la estipulación del contrato que se realizó en tiempos de la Presidencia de Thabo Mbeki. Los obispos africanos, a través de Mons. Gabuza, afirman que independientemente del hecho de que no se produjese ningún acto de corrupción, el acuerdo para la compra de armas en sí mismo fue “un error ético de proporciones desmesuradas”.
“Es importante recordar - escribe Mons Gabuza - que en el momento en el que el gobierno gastaba miles de millones de Rand en la compra de armas, a nuestra población ese mismo gobierno le decía que no podía desembolsar dinero para comprar los medicamentos antirretrovirales. Así que seguimos insistiendo en que el contrato para la compra de armas fue un error ético monumental”.
El Presidente de la Comisión Episcopal justicia y Paz afirma que después de haber estudiado “los argumentos técnicos utilizados por el Comité Sereti para llegar a sus conclusiones, se reitera que en ausencia de una amenaza militar externa clara a nuestro país, es éticamente irresponsable e innecesario gastar miles de millones de nuestros escasos recursos en armas, en un país que está luchando por recuperarse de los altos niveles de desempleo y de la pobreza extrema”.
“La mayor amenaza para nuestra seguridad nacional son la desigualdad económica y el desempleo juvenil, que alimentan las protestas sociales violentas” reafirma el Obispo. “Todos los días vemos protestas en los servicios públicos y otras formas de protesta que se están convirtiendo poco a poco en violencia. La capacidad de defensa que el ejército ha conseguido a través del acuerdo para el suministro de armas del 1999 son irrelevantes de cara a esta amenaza a la seguridad”, concluye Mons. Gabuza que pide también al gobierno que suspenda el acuerdo para la compra de nuevas plantas de energía nuclear. (L.M.) (Agencia Fides 30/4/2016)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network