ASIA/PAKISTAN - Masacre en Lahore: los obispos piden más protección y una acción decisiva por parte del Estado

miércoles, 30 marzo 2016 terrorismo   islam   persecuciones   minorías religiosas   justicia   paz  

Special Service Group Navy - Class Michael Zeltakalns - Creative Commons

Lahore (Agencia Fides) – “La matanza de personas inocentes, especialmente mujeres y niños, en nombre de la religión es inaceptable. Junto con los cristianos, muchos de nuestros hermanos musulmanes, mujeres, niños y familias han sido víctimas de este brutal ataque. Oramos por todas las víctimas de este atentado y exhortamos al gobierno a identificar y llevar a ante la justicia a los responsables, mediante la adopción de medidas estrictas para proteger a todos los ciudadanos, incluidas las minorías y las comunidades vulnerables”: así los declara a la Agencia Fides el Obispo Joseph Arshad, Presidente de la Comisión nacional “Justicia y Paz” de la Conferencia Episcopal de Pakistán, tras la “masacre de Pascua”, que tuvo lugar en Lahore. En Gulshan-i-Iqbal Park, zona verde de la ciudad, un kamikaze suicida se inmoló, matando a 72 personas, incluidos 30 niños, y dejando a más de 300 personas heridas.
“Hace unos días el gobierno - recuerda el Obispo - tomó la iniciativa de declarar días festivos el Holi (fiesta hindú) y la Pascua (fiesta cristiana). Por eso había un gran número de cristianos en el parque, donde tuvo lugar la matanza”, explica. El atentado ha sido reivindicado por el grupo terrorista “Jamaatul Ahrar” una facción escindida del grupo principal “Tehreek-i-Taliban”, de los talibanes paquistaníes, que ha afirmado querer “atacar a los cristianos” así como lanzar un “desafío al gobierno”.
Los Obispos de Pakistán, a través de la Comisión Nacional “Justicia y Paz”, han “condenado enérgicamente el ataque trágico contra personas inocentes”, recordando que “el gobierno aunque hace frente a los elementos extremistas a través de operaciones militares, también debe abordar las causas de esta intolerancia” llamando a “una operación a gran escala para eliminar aquellos elementos que desafían abiertamente el estado”.
Mons. Arshad observa “la precariedad de la vida es cada vez más evidente en Pakistán, para todos los ciudadanos” y concluye mostrando el camino de la oración: “Pedimos al Señor Jesucristo que done a Pakistán sabiduría, tolerancia y paz, y que otorgue a las familias de las víctimas la gracia de la fortaleza para soportar la pérdida de sus seres queridos”. (PA) (Agencia Fides 30/3/2016)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network