AMERICA/URUGUAY - Una “laicidad” para obstaculizar la presencia católica en la vida del país”

miércoles, 30 marzo 2016 libertad religiosa   obispos   democracia   derechos humanos  

internet

Catedral de Canelones, Uruguay

Canelones (Agencia Fides) – El obispo de Canelones, Su Exc. Mons. Alberto Sanguinetti, ha pedido “un poco de ‘atención’ en la definición de la laicidad” del Estado y “mayor respeto por la libertad religiosa”. Mons. Sanguinetti ha hablado así tras las recientes afirmaciones de las autoridades a raíz de la solicitud de la Archidiócesis de Montevideo de instalar una imagen de la Virgen María en la calle principal de Montevideo. De hecho, algunas personas han manifestado el sentirse ofendidas, sosteniendo que va contra la laicidad del Estado.
Repasando todas las acepciones posibles del término laicidad, Monseñor Sanguinetti concluye que la que más se aplica en el territorio uruguayo es la que define una actitud tendiente a “obstaculizar la presencia católica en la vida del país”.
En una nota de la Conferencia Episcopal de Uruguay (CEU), enviada a la Agencia Fides, el obispo de Canelones subraya que “a veces 'laicidad' se refiere a una cierta neutralidad del Estado ante las religiones, que permita la libertad de cultos o libertad religiosa, sin reprimir ni coaccionar la conciencia ni el ejercicio de la vida según la propia religión”. “En otras ocasiones, a causa de la ‘laicidad’ se afirma una posición independientemente de la religión” continua la nota.
“En Uruguay la 'laicidad' ha sido usada como arma para excluir lo religioso de la vida pública. Pero si cualquier símbolo religioso afecta la libertad de los demás, no parece que sea así con símbolos masónicos que tenemos en la misma plaza Matriz o Constitución. El argumento de la laicidad ha sido usado por determinados grupos mayoritariamente contra la religión que asocia a una gran parte de la población, la Iglesia Católica, es decir con el fin de obstaculizar la presencia católica en la vida del país” concluye la nota.
El Arzobispo de Montevideo, el Card. Daniel Sturla, ha admitido que no esperaba el debate suscitado en torno a las gestiones realizadas para instalar una escultura de la Virgen María, aunque ha comentado que “no le asombra”. “Montevideo es una de las pocas capitales de América Latina en las que no hay un monumento público a la Virgen María, que existe en casi todas las ciudades de América y en muchas ciudades del interior” ha recordado el Cardenal. “El logro enorme de la sociedad democrática es que uno, siempre que no ofenda al otro, puede manifestarlo públicamente, es parte del juego de la pluralidad” ha dicho. (CE) (Agencia Fides, 30/03/2016)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network