AMERICA/NICARAGUA - Tensión en el norte del país por la violencia de los grupos armados y las represalias de la policía

miércoles, 16 marzo 2016

Mons. Carlos Enrique Herrera Gutierrez

Mons. Carlos Enrique Herrera Gutierrez

Jinotega (Agencia Fides) – Después del ataque de un grupo de personas armadas a una patrulla de la policía en la ciudad de Santa Rosa, en San José de Bocay, (Jinotega) que se produjo hace dos días, ahora parece que corre peligro la tranquilidad de las comunidades rurales en esta zona, porque temen represalias de la policía y del ejército.
La nota enviada a la Agencia Fides por una fuente local informa que los habitantes de Santa Rosa continúan su trabajo en un ambiente de aparente normalidad, pero la realidad es muy diferente. Por un lado, están las acciones de los grupos armados en la zona y por otra las reacciones de la policía y de los militares, que en última instancia, ejercen presión sobre los agricultores y productores para que “cooperen”. El incendio de una comisaría de policía, el 25 de febrero en la comunidad de Las Golondrinas, ha complicado las cosas para los habitantes del lugar.
Al respecto Su Exc. Mons. Carlos Enrique Herrera Gutierrez, OFM., Obispo de Jinotega, ha afirmado que entre los grupos armados que actúan en el norte del país. “Hay una cierta confusión” acerca de las razones por las que han tomado las armas. “Hay quienes trabajan para apoyar el tráfico de drogas - dice Mons. Herrera -, otros dicen que lo hacen para obligar a la gente a no aceptar las deficiencias del gobierno; y hay otros que van armados y vestidos de soldados del ejército, y afirmando que quieren mantener la paz. Así que por lo menos hay tres grandes grupos. Está claro - continúa el Obispo - que para el ejército y la policía, estos grupos armados siempre han sido calificados como bandas criminales”.
El miedo en la población es muy fuerte, tanto es así que en Ayapal, el curso escolar aún no ha comenzado. ((CE) (Agencia Fides, 16/03/2016)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network