ASIA/IRAN - El Director nacional de las OMP: por el fin del embargo, damos las gracias al Presidente Rohani y al Ayatollah Khamenei

lunes, 25 enero 2016 diplomacia  

Teheran (Agencia Fides) - El fin del embargo contra Irán “es un evento histórico para todos nosotros que pertenecemos al pueblo iraní. Se respira felicidad, que abarca a todas las personas, tanto musulmanes como cristianos. Y yo, como sacerdote, tomo todo esto como un signo de la bendición del Señor, en este Jubileo de la Misericordia”. Lo dice el sacerdote iraní Hormoz Aslani Babroudi, de la diócesis de Urmias y Salmas de los Asirios Caldeos, Director Nacional de las Obras Misionales Pontificias en Irán, describiendo la atmósfera que se percibe en el país, ahora que se empiezan a sentir los primeros efectos del acuerdo sobre la cuestión nuclear alcanzado en Viena el 14 de julio y entrado en vigor el 16 de enero.
En la víspera del encuentro entre el Presidente Hasan Rohani y el Papa Francisco, el sacerdote caldeo subraya los méritos que tienen tanto el Jefe de Estado de Irán como el Ayatollah Ali Khamenei por favorecer este cambio que abre una nueva fase en las relaciones entre Irán y la comunidad internacional: “Hay que dar las gracias a todos los responsables” dice a la Agencia Fides don Hormoz, “porque han trabajado duro para que se llegase a este importante paso adelante, fundamental para Irán y para todo el mundo, comenzando por el presidente Rohani y todos sus colaboradores. Sin olvidar al Guía Espiritual, que desde el principio ha apoyado y alentado a las autoridades a cumplir con su deber de la mejor manera posible, para que el mundo conozca su buena voluntad y el valor del pueblo iraní”.
Los largos años de “injusto embargo”, añade el director de las OMP en Irán, “han creado dificultades en la vida de todo un pueblo, pero no han ahogado la esperanza. A pesar del embargo y la presión ejercida sobre Irán injustamente, el pueblo ha permanecido unido y ha seguido adelante en el desarrollo de la tecnología, la ciencia y la cultura”. Según el sacerdote, el final del embargo también representa la derrota de las operaciones de propaganda puestas en marcha para dar una mala imagen del: “Durante años”, comenta don Hormoz, “Irán ha documentado ante todo el mundo sus intenciones pacíficas con respecto a la producción de energía nuclear. Creo que el final del embargo también es un efecto de las muchas oraciones elevadas por toda una nación, para pedir ser reconocido por todo el mundo como un pueblo pacífico y amante de la paz, a diferencia de las falsas opiniones extendidas a propósito en diversas partes del mundo”.
El sacerdote Hormoz Aslani Babroudi lleva a cabo su actividad pastoral en la Catedral caldea de Urmias y Salmas. (GV) (Agencia Fides 25/1/2016)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network