AMERICA/BRASIL - "Cuando fue elegido el nuevo Papa, Benedicto XVI, inmediatamente me sometí con alegría a la voluntad de Dios, porque tengo confianza en que este hombre es el que Dios ha querido" afirma el Cardenal Geraldo Majella Agnelo, Presidente de la Conferencia Nacional de los Obispos brasileños

lunes, 25 abril 2005

Roma (Agencia Fides) - "La elección de un Papa, es un acto de fe no es un acto político. Por tanto, por encima de la persona que fuese elegido como Vicario de Cristo, partiendo de la fe, tuve la certeza de que es el mismo Cristo Jesús quien conduce su Iglesia. Por tanto, es Él quien, por medio del Espíritu Santo, ha suscitado a aquel que debía ser su Vicario en la tierra": lo ha dicho a la Agencia Fides Su Eminencia el Cardenal Geraldo Majella Agnelo Arzobispo de São Salvador de Bahia y Presidente de la Conferencia Nacional de los Obispos brasileños (CNBB). "Cuando fue elegido el nuevo Papa, Benedicto XVI - continúa el Cardenal -, inmediatamente me sometí con alegría a la voluntad de Dios, también porque tengo confianza en que este hombre es el que Dios ha querido, a pesar de los límites que como hombre pudiera tener". En este sentido lo he acogido "con mucha alegría, y con la plena conciencia de que esta persona no es una copia de sus predecesores, ni podrá ser nunca igual a su predecesor, pero es la persona que ahora continúa el camino realizado por la Iglesia en 2000 años de historia". En el, la Iglesia continua, se mantiene en pie, a pesar de todos los desafíos que existen, e irá hasta al final de los tiempos ya que Cristo ha dicho que Él estará con su Iglesia hasta al final de los tiempos, puntualiza el Presidente del CNBB.
"El nuevo Papa Benedicto XVI, que hasta ahora lo habíamos conocido durante mucho tiempo como el Cardenal Ratzinger, es un hombre profundo, con una grande y extraordinaria cultura teológica, bíblica, filosófica. El neo electo Papa, no se puede negar, es un hombre inteligente, muy claro en sus afirmaciones, por lo que, enseguida lo se comprende lo que piensa y lo que dice. Esta su claridad será un instrumento precioso de diálogo con la gente, con el mundo. Como su anterior experiencia al servicio de la Iglesia universal lo ayudará a desarrollar su tarea como Vicario de Cristo."
Sobre las reacciones del pueblo brasileño, el Card. Majella Agnelo ha revelado que está seguro de que "también el pueblo brasileño ve con fe al Papa. Cuando fue elegido el Papa Juan Pablo II nadie lo conocía, pero ya desde su primera visita en Brasil se estableció una unión de amistad, de simpatía, de empatía con la gente, que lo acogió enseguida como 'Juan de Dios'. Así ocurrirá con el nuevo Papa, que será acogido en la fe y luego, en el conocimiento recíproco, nacerá un entendimiento bello con el". (RZ) (Agencia Fides 25/4/2005; Líneas: 32 Palabras: 484)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network